Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

ENERGÍA NUCLEAR

Una nueva avería obliga a parar la central nuclear de Ascó por tercera vez este mes

El CSN asegura que el suceso no supone riesgos para la población

Una nueva avería, y van tres en las últimas semanas, obligó a parar ayer el grupo I de la central nuclear de Ascó (Tarragona). En esta ocasión se trató de una fuga de aceite que no pudo ser reparada en marcha y que fue notificada al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). El organismo regulador calificó preliminarmente el suceso como de nivel 0, lo que supone que no tiene repercusiones ni riesgos para el personal, la población o el medio ambiente.

La planta, propiedad de Endesa y gestionada por la Asociación Nuclear Ascó-Vandellós II (ANAV), registró una pérdida en la tubería de aceite de control de una válvula de vapor de la turbina. Esta tubería integra un circuito no relacionado con los sistemas de seguridad.

En concreto, la compañía explicó que se produjo una fuga del aceite electrohidráulico de control de la válvula interceptora de la turbina 2A, que no pudo aislarse, por lo que se cerraron las válvulas de la turbina.

Para reparar la pérdida de aceite, la planta inició el proceso de bajada de potencia, hasta desacoplarse de la red, ya que no es posible hacerlo con la instalación en funcionamiento.

Según informó la ANAV, una vez desconectada la central de la red eléctrica, y realizados los trabajos de reparación y comprobación necesarios, la planta volverá a acoplarse a la red eléctrica.

Es el tercer suceso notificado por Ascó en lo que va de mes, después de que el pasado día 6 se activara una alarma de radiación durante los trabajos preparatorios de una recarga. Días después, el 19, durante una inspección de las barreras de protección antiincendios en el edificio de control se detectó una pérdida en el sellado de penetración de conductos eléctricos.

La central de Ascó I (Tarragona) está a la espera de conocer el monto total de la sanción que le impondrá el Ministerio de Industria, a instancias del CSN, por la fuga de partículas radiactivas ocurrida en noviembre pasado y que fue ocultada durante varios meses por los responsables de la planta.

El expediente del CSN incluye cuatro sanciones graves y dos leves, y la multa prevista oscilaría entre 9 y 22,5 millones de euros.

Etiquetas