Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

CIENCIA

Una máquina para recuperar la vista

Una científica estadounidense ha ideado un dispositivo portátil que facilita a las personas invidentes apreciar fotografías

Elizabeth Goldring, utilizando la máquina de su invención.
Una máquina para recuperar la vista
EFE

La científica estadounidense Elizabeth Goldring, deficiente visual, ha desarrollado junto a su equipo del Instituto de Tecnología de Massachusetts una “máquina para ver” portátil que permitirá a personas con discapacidad visual ver imágenes captadas por una cámara o procedentes de un vídeo.

El dispositivo, basado en las tecnologías de pantalla de cristal líquido (LCD) y de diodo emisor de luz (LED), se probará en pacientes con discapacidad visual y costará menos de 500 dólares (unos 377 euros, al cambio actual).

Tras 20 años de investigación, y con esta “máquina para ver” de sobremesa a sus espaldas, Goldring ha ideado un dispositivo portátil que permitirá a las personas que no pueden ver apreciar imágenes procedentes de vídeos, ordenadores y cámaras de fotos.

Todo comenzó con una visita de la científica al oftalmólogo cuando era completamente ciega. Para determinar si tenía alguna parte de la retina no dañada, el especialista miró en el interior de sus ojos con un oftalmoscopio de escáner láser. Con este instrumento proyectaron una simple imagen directamente en la retina, más allá de las hemorragias del ojo que contribuyeron a su ceguera, y Goldring pudo verla.

A partir de aquí, utilizó el aparato, que cuesta más de 75.000 euros, para otras experiencias visuales, como ver la cara de su médico. Y fue entonces cuando se propuso desarrollar una máquina más accesible y práctica, consiguiendo en 2006 una primera versión de sobremesa que cuesta unos 3.000 euros. Ahora ha terminado una versión portátil “relativamente barata” porque sustituye el láser por una fuente de luz de alta intensidad mucho menos costosa, el LED.

La máquina mide 12,7 centímetros cuadrados y se utiliza con un trípode flexible en cuya parte superior se instala una cámara digital. Las imágenes que capta la cámara viajan a un LCD iluminado por LED (al igual que ocurre en las televisiones y cámaras actuales) y esa información visual se concentra en un pequeñísimo punto de luz que se proyecta en el ojo.

Goldring ha probado con éxito su creación, pero ahora es el momento de que otras personas con problemas visuales demuestren su eficacia. Puede salir a pasear con este dispositivo, tomar fotografías y verlas después, algo que le deja “expresarse visualmente con su ojo ciego”.

Etiquetas