Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

CAMPAÑA navideña en un centro comercial de zaragoza

Un "ho, ho, ho" que vale 2.500 euros

Decenas de improvisados Papá Noel se presentaron ayer a un castin para animar las fiestas en un comercio zaragozano.

Emilio Molina, uno de los seis Papá Noel clasificados, se presenta ante el jurado, integrado por niños que fueron muy exigentes.
Un "ho, ho, ho" que vale 2.500 euros
VíCTOR LAX

"¡Tu barba es de mentira!", gritó Sofía Mould, mientras se la arrancaba, sí, literalmente, de un tirón, a uno de los candidatos. A esta pequeña, de tan solo 5 años, está visto que no le venden gato por liebre. Y, como explicó su hermana Elena, de 9 años, "el verdadero Papá Noel tiene una barba blanca como la nieve, una tripota muy gorda y dice 'ho, ho, ho' con una voz muuuuuy grave", dijo la niña intentando imitar el tono, imposible de alcanzar con esa vocecilla angelical.

Sin embargo, de angelitos solo tenían el habla. Porque estos seis jurados, más estrictos que Risto, no pasaron una a los pobres Papá Noel que ayer se presentaron al castin para ejercer de Santa Claus en Puerto Venecia. "Tú eres muy alto y delgado para ser Papá Noel", dijo Elena, sin pelos en la lengua. Para votar, tenían que levantar un papel. Si les convencía, mostraban el que rezaba "Hemos sido buenos"; si no era así, el folio decía: "Gracias por venir".

De las 400 solicitudes para optar a este atractivo trabajo -no hay que olvidar que en su saco se llevará 2.500 euros por diez días de trabajo-, se eligieron 43 hombres. Las cuatro mujeres que mandaron su currículum no pasaron la criba...

El espíritu navideño no fue lo que animó a todos los participantes. Antes del castin, la gran mayoría reconocía estar ahí por el dinero. "Me serviría para pagar deudas, porque estoy en el paro", explicó Luis Blas, de 52 años. Jesús Aparicio, de 60, le daba la razón, asintiendo. "Me pasa lo mismo. Y, con lo que cobro, no me llega", contó.

Pero, metidos en harina -aunque sin reno para transportarles-, la crisis económica se olvidó. A las 17.30, comenzó el castin, al que se presentaron 26 de los 43 seleccionados, todos ellos ataviados con el traje regional de Laponia, donde reside junto a su mujer, Mamá Noel y sus animales. De hecho, cada candidato tuvo que decir cuántos tiraban de su trineo y el nombre y color de nariz de su más fiel compañero: Rodolfo.

Algunos trajeron campanas, bolsas con regalos y, sobre todo, ganas de divertirse. Por ejemplo, Fatimi Abderrasak, un italomarroquí de 28 años que reside en Zaragoza desde hace dos. Cuando le llamaron, dio una voltereta que provocó carcajadas a los presentes, ya que, al levantarse, se chocó con la mesa del jurado. Fue uno de los favoritos, y llegó a bailar el 'Waka waka'. Ni por esas: fue descartado.

Tras una dura deliberación, el director de Comunicación de Puerto Venecia, Salvador Arenere, leyó el nombre de los clasificados: Carlos Formento, José Manuel Hidalgo, Rufino Ródenas, Luis Fernando Meliveo, Miguel Ángel Lanzán y Emilio Molina. Pero, como en 'Gran Hermano', solo puede quedar uno. Y también por decisión popular. La web del centro comercial ha abierto una votación hasta que, el 3 de diciembre, se conozca al Santa Claus maño.

Etiquetas