Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

SUCESOS

Un niño con síndrome de Down aparece sin vida en el maletero de un coche

El pequeño, de nueve años, pudo meterse en el vehículo jugando y habría sufrido un golpe de calor que le causó la muerte.

El cadáver de un niño de nueve años apareció ayer en el maletero de un coche estacionado en la propia casa familiar del menor, ubicada en Cala en Baster, en la isla de Formentera, según informaron fuentes del servicio de Emergencias 112 y de la Guardia Civil de Baleares.

El cuerpo del niño, valenciano y que padecía síndrome de Down, fue localizado horas después de que la madre del menor denunciara su desaparición a los agentes de la Guardia Civil.

Las primeras pesquisas realizadas en la casa de Cala en Baster señalan que el menor pudo introducirse en el vehículo jugando y que allí sufrió un golpe de calor que le causó la muerte. Así lo apuntaron fuentes próximas a la investigación, que detallaron que el coche en el que fue encontrado el niño era un Toyota Corolla que estaba aparcado en el garaje de la vivienda en la que el menor estaba de vacaciones con su madre y dos hermanos, y en la que residen unos amigos de la mujer.

Sin seguro

Las mismas fuentes aseguraron que todas las puertas del vehículo estaban sin seguro, de modo que podían ser abiertas por cualquiera.

La desaparición del pequeño fue denunciada en torno a las 14.45 por su madre, quien, al regresar de hacer la compra, se dio cuenta de que el niño no se encontraba en la casa.

La búsqueda se inició a las 15.30 con el apoyo de efectivos de la Guardia Civil, Policía Local y también de Protección Civil, que rastrearon la vivienda y su entorno hasta que, por fin, a las 17.30, hallaron sin vida el cuerpo del pequeño, agazapado en el maletero del coche.

La madre permanecía anoche en la casa en la que estaba de vacaciones, recibiendo asistencia de varios psicólogos y acompañada de sus amigos.

Los agentes que participaron en la búsqueda continuaban al cierre de esta edición recabando pruebas para aclarar la causa de la muerte del pequeño, a la espera de que llegue a la isla un equipo de la Policía Científica que partió ayer por la tarde de Ibiza. 

Etiquetas