Sociedad
Suscríbete por 1€

-

Un antiguo obelisco del arquitecto Ricardo Magdalena, desaparecido

Un antiguo obelisco del arquitecto Ricardo Magdalena, desaparecido
Un antiguo obelisco del arquitecto Ricardo Magdalena, desaparecido
HERALDO

Javier Martínez Molina, historiador del Arte e investigador, se pregunta desde hace tiempo por el paradero del obelisco del Reducto del Pilar, diseñado por el arquitecto Ricardo Magadalena, y que fue erigido en 1908 en la Glorieta de Sasera, en Zaragoza, para conmemorar el centenario de los Sitios. Desde hace años su lugar lo ocupa el conjunto escultórico de Federico Amutio titulado “La patria”.

El 14 julio de 1963, HERALDO DE ARAGON anunciaba que ya se había desmontado el monolito e instalado la cimentación para el nuevo monumento. “Lo que no sabemos –recoge el artículo- es si el antiguo obelisco se levantará en otro lugar dándole otro significado o desaparecerá para siempre”.

Antonio Mostalac, jefe del servicio de Patrimonio e Historia Cultural del Ayuntamiento, ha buscado información en los archivos municipales pero, según dice, “parece ser que no figura en los inventarios”. De manera que “no podemos saber qué pasó con la estatua, aunque todo apunta a que no se debió de conservar. Tampoco consta que fuera demolido”. Tal y como afirma, ha intentado recabar datos hablando con los jardineros de más edad pero “no recuerdan este hecho”. “La sensibilidad hacia el patrimonio no era antes la misma que ahora”, destaca.

En 1908, y con motivo del primer centenario de los Sitios de Zaragoza, se levantaron en la ciudad cuatro monumentos conmemorativos. El obelisco, obra de Ricardo Magdalena, fue uno de ellos y se hizo para recordar el Reducto del Pilar, un mecanismo de defensa formado por una piedra protegida por un foso, con ocho cañones y cuatrocientos hombres.

En la década de los sesenta del siglo pasado fue sustituido por una escultura en bronce de Federico Amutio, réplica del original en yeso. En su pedestal se grabó parte de la inscripción del obelisco anterior: ‘Por la Virgen del Pilar, vencer o morir’. Junto a ella se pusieron dos cañones de época de tamaño reducido.

El lector que preguntaba por el paradero de esta pieza destacaba su valor patrimonial y proponía que, en caso de ser localizada, fuera instalada “en el paseo de Sagasta, en el parterre situado junto al cruce que comunica con el quiosco de la Glorieta Sasera, lugar próximo a donde se ubicó el conocido como Reducto del Pilar”.


Etiquetas