Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

CALMA Y TRANQUILIDAD

Trinidad Jiménez no se vacunará contra la gripe A

La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, aseguró este lunes que no se vacunará contra la gripe A al no pertenecer a ninguno de los grupos de riesgo establecidos hasta el momento; esto es, personal sanitario, embarazadas, enfermos crónicos a partir de los seis meses y miembros de los servicios esenciales (Fuerzas de Seguridad del Estado, Bomberos y Protección Civil).

Además, la ministra descartó una posible mutación del virus H1N1 a otro más agresivo en un futuro inmediato. "Los expertos dicen que, en estos momentos, es difícil que haya una mutación reseñable del virus; es decir, más agresiva que la actual", aseveró.

Jiménez, en declaraciones a una emisora de radio, transmitió de nuevo un mensaje de calma y tranquilidad a los ciudadanos, a los que instó a que hagan su vida con normalidad, al tiempo que aseguró que los primeros ensayos de la vacuna contra la nueva gripe están demostrando ser "seguros y eficaces". Insistió en que, a pesar de tratarse de un virus que afecta sobre todo a la gente joven, se trata de una enfermedad leve.

Calculó la ministra que el número de personas contagiadas en España por la gripe A ronda las 150.000 personas y sostuvo que entre el 30 y el 40% de los infectados son individuos que no presentan patologías previas. Especificó que en España "han ingresado en las UCI, con cuadros clínicos graves, 137 personas contagiadas y, de ellas, 80 han sido dadas de alta". "Es verdad -prosiguió-- que de esas personas que han sido internadas en las UCI puede haber un 30 por ciento que son sanas y sin patologías previas". Y es que, con esta gripe, "a diferencia de la estacional, se pueden ver afectadas personas jóvenes sanas sin enfermedades previas, lo que no significa que hayan muerto, sino sólo que han estado ingresadas en las UCI", puntualizó.

Acerca de la alarma social que está generando esta enfermedad, expresó su preocupación por que "no tengamos la capacidad de buscar un equilibrio entre las medidas que adoptan las autoridades sanitarias con transmitir calma a la población". "Es una epidemia global. Nosotros tenemos que estar alerta porque es nuestra obligación proteger a los ciudadanos, pero éstos tienen que saber que se trata de una enfermedad leve", subrayó.

Interrogada sobre supuestos intereses de las compañías farmacéuticas en la propagación de la alarma social, no entró a valorar esta hipótesis y razonó que si la OMS, la Unión Europea y los científicos están previniendo de que nos enfrentamos ante un virus nuevo y de que su evolución es imprevisible, "mi obligación es tomar todas las precauciones necesarias; si después no es tan grave ni tan agresivo, mejor". "¿Qué pasaría si no las adoptáramos y me encontrara en noviembre con un escenario más grave?", se preguntó.

Presión asistencial

Ratificó Jiménez que las previsiones apuntan a que la vacuna contra la gripe A estará disponible a finales de octubre o principios del mes de noviembre, una vez que la dispensación del fármaco reciba la autorización preceptiva de la Agencia Europea del Medicamento (EMEA) y la Comisión Europea, respectivamente.

Subrayó que a la hora de inocular la vacuna se busca siembre "la ecuación riesgo-beneficio", por lo que no es descartable que los médicos recomienden no vacunar a determinadas personas con unos perfiles determinados. Ejemplificó esta situación en que a la hora de dispensar la vacuna se tendrán en cuenta, por ejemplo, las características de determinadas personas con "alergias a determinados alimentos, como ocurre con otras vacunas", a los que no les sería inoculada.

Dejó entrever Jiménez que para el Ministerio de Sanidad una de las principales prioridades es evitar el colapso del sistema sanitario. Sobre este aspecto, comentó que los servicios sanitarios están preparados para recibir una mayor presión asistencial si se registra, como se espera, un mayor contagio de la nueva gripe.

"Estamos trabajando en este aspecto con las Comunidades, que están preparando los servicios sanitarios para que se pueda reaccionar" con eficacia ante una mayor presión asistencial. Por otra parte, la titular de Sanidad ratificó que los expertos de su departamento están trabajando en medidas para endurecer la legislación 'antitabaco', de manera que esté prohibido fumar en todos los lugares públicos y de ocio. "Teníamos la determinación clara de aprobar una ley que prohibiera fumar en cualquier espacio público. Ahora estamos en condiciones de tomar una decisión, de ir un pasito más allá" de la legislación vigente.

Arguyó, además, que el sector hostelero prefiere tener una "ley clara" a la que poder atenerse. La ministra confirmó que es su intención que la nueva normativa 'antitabaco' reciba luz verde durante la presente legislatura.

Etiquetas