Despliega el menú
Sociedad

EL PROYECTO ESTÁ FUERA DE LA LEY DE PATRIMONIO HISTÓRICO

Tres centenares de manifestantes exigen que el Palacio de Boadilla no sea sede de la SGAE

El grupo de manifestantes, pertenecientes a la Asociación de Amigos del Palacio de Boadilla, exigen que el enclave "se restaure como bien de uso cultural y público" y no como sede de la Sociedad General de Autores.

Alrededor de 300 personas se han concentrado en la explanada del Palacio del Infante Don Luis de Boadilla en contra de que la Sociedad General de Autores (SGAE) traslade su sede al edificio, ya que consideran que el proyecto "está fuera de la Ley de Patrimonio Histórico".

Según ha explicado la presidenta de la Asociación de Amigos del Palacio de Boadilla, Paloma Olmedo, la concentración ha transcurrido "muy bien" y ha asistido más gente de la que se esperaba. Además, los asistentes han portado pancartas con lemas como 'El Palacio es de Boadilla', y alguna "más subida de tono", según Olmedo.

Durante la concentración se ha exigido la anulación del convenio por el que el palacio pasará a ser de la SGAE, y han pedido que este enclave "se restaure como bien de uso cultural y público".

Para Olmedo, lo que pretenden con el palacio "no se puede hacer". "No se puede duplicar la superficie construida, añadiendo nuevas construcciones como chalets, auditorios y elementos modernos, cubos de cristal en los jardines y otras barbaridades", ha asegurado.

En este sentido, ha explicado que "hay que respetar las trazas originales y todos los elementos del palacio" y ha recalcado que en los bajos de la plataforma-jardín "se conservan todavía una prensa y un molino originales del siglo XVIII". "El proyecto presentado por la SGAE pretende acabar con estos espacios singulares sin piedad", ha advertido.

La Asociación de Amigos del Palacio de Boadilla puso en marcha hace un mes una campaña de recogida de firmas en contra de la cesión del palacio a la SGAE, y hasta la fecha se han conseguido 3.000 firmas, que ya han sido entregadas a la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Boadilla y el Ministerio de Cultura, así como en otras instituciones a las que la asociación ha pedido su intervención como la Unesco, el Defensor del Pueblo y el Parlamento Europeo.

Esta asociación seguirá recogiendo firmas, que irán entregando periódicamente a los organismos responsables. Además, no descartan acabar en los tribunales para evitar "este disparate". "Queremos recuperar el palacio conservando sus valores históricos y artísticos y no queremos ver sus espléndidos salones convertidos en despachos administrativos de una entidad privada, ni la preciosa capilla en un escenario para grabar videoclips de música pop, como ya están haciendo los señores de la SGAE; ni la singular cocina en un restaurante de autor", ha concluido Olmedo.

Etiquetas