Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

POLÉMICA

Travolta, su hijo y la Cienciología

La polémica sobre la Cienciología salpica la muerte del hijo de Travolta. La autopsia revela que el joven falleció por un ataque epiléptico que pudo originar el hecho de que no tomara la medicación adecuada.

Jett Travolta, con su padre, en una foto reciente
Travolta, su hijo y la Cienciología
AFP

La trágica muerte del hijo adolescente de John Travolta, Jett, el pasado viernes, en las Bahamas, sigue siendo causa de debate en Estados Unidos. Muchas voces críticas arrecian ahora contra la Iglesia de la Cienciología -a la que pertenecen los Travolta- por considerar que los motivos religiosos pudieron ser la causa de que Jett no recibiera el tratamiento adecuado para la enfermedad crónica que padecía.

Ayer, John Travolta y su mujer, la actriz Kelly Preston, regresaron con las cenizas del pequeño a su casa en Ocala (Florida), procedentes de Bahamas, donde pasaban las vacaciones de Navidad junto a su otra hija, Ella, de 8 años.

La autopsia reveló que el hijo de Travolta y Kelly Preston murió por un ataque epiléptico, según una empresa funeraria de Bahamas. En el certificado de defunción figura "ataque" como causa de la muerte, dijo el empresario de pompas fúnebres Glen Campbell. "El cadáver estaba en buen estado", indicó. No había indicios de una herida en el cráneo.

En las primeras informaciones se especulaba que el adolescente, de 16 años, sufrió una convulsión y golpeó su cabeza contra el canto de la bañera. Según sus propios padres, Jett tenía un largo historial de ataques a causa de la enfermedad de Kawasaki, que provoca la inflamación de los vasos sanguíneos. Pero gente cercana a la familia, como Joey Travolta, el hermano del actor, se atrevieron a señalar que Jett sufría de autismo, una enfermedad que la Cienciología no reconoce.

Coincidencia o no, los propios abogados de la pareja de estrellas de Hollywood confirmaron que el adolescente había dejado de tomar su medicación para los constantes ataques que sufría por considerar que ya no tenía el efecto deseado y ante el temor de que le produjera efectos secundarios.

Lo cierto es que Jett requería de atención constante y que dos niñeras lo vigilaban permanentemente, a pesar de ser un joven de 16 años. Era un niño especial y, según un amigo del hermano de Travolta, "bastaban cinco minutos con él para darse cuenta de que era autista". Pero la religión de la Cienciología, a la que pertenecen otras celebridades como Tom Cruise o Will Smith, rechaza la existencia de la enfermedad y por eso John Travolta y Preston argumentaban que los ataques que sufría su hijo se derivaban de la enfermedad de Kawasaki. Esa es al menos la teoría de los críticos de la Cienciología, que creen que pudo tener mucho que ver en el hecho de que los ataques de Jett no fueran debidamente tratados. Ante el cúmulo de críticas, algunos miembros de la iglesia han salido al paso argumentando que sus creencias les impiden prohibir tratamientos médicos específicos.

Etiquetas