Sociedad
Suscríbete

GASTRONOMÍA

Un clic y la comida ya está aquí

Los servicios de comida a domicilio están muy presentes en internet y en las redes sociales. Cada vez son más las empresas que comprenden que los hábitos de consumo van más allá de las tradicionales llamadas telefónicas para hacer un pedido

Un clic y la comida ya está aquí
Un clic y la comida ya está aquí

Los servicios de comida a domicilio están muy presentes en internet y en las redes sociales. Cada vez son más las empresas que comprenden que los hábitos de consumo van más allá de las tradicionales llamadas telefónicas para hacer un pedido.

La empresa danesa Just Eat apenas lleva un año implantada en España, un apuesta que aventaja a su filial en Reino Unido. Esta expansión por el sur de Europa está siendo todo un éxito, con un crecimiento muy superior a su incursión británica, según afirman sus responsables. Just Eat cuenta en España con 350 restaurantes y más de 21.600 en todo el mundo, repartidos en 13 países y cuatro continentes.

Las ciudades que, por el momento, cuentan con este servicio ‘on line’ son Madrid, Barcelona, La Coruña, Valencia, Sevilla y Zaragoza. El número de clientes crece y ya cuenta con unos 30.000. En la capital aragonesa la cobertura geográfica es del 90%, con 12 restaurantes que ofertan distintos tipos de comida. El objetivo es llegar a un número de entre 60 y 100.

Su modelo de negocio se basa en establecer contacto entre los clientes que desean comprar comida a domicilio y los restaurantes que ofrecen este servicio. “Just Eat no es quien reparte”, aclara Jerome Gavin, director general de Just Eat España. “Es una especie de ebay o Google de la comida a domicilio”

La implantación en Aragón de esta firma vino propiciada porque “había mucha demanda pero poca oferta. Zaragoza es la cuarta ciudad en cuanto a volumen de búsquedas de comida a domicilio en internet”, explica Gavin.

El funcionamiento es muy sencillo: basta con introducir un código postal para saber qué establecimientos están disponibles en el momento, elegir los productos deseados y escoger la forma de pago: mediante tarjeta de crédito o débito o pagar directamente al repartidor, a la entrega. El tiempo de espera oscila entre 30 y 45 minutos.

Entre las ventajas de este servicio, Jerome Gavin destaca “la comodidad de tener tu comida en un solo clic, con una navegación amigable y un modo de pago seguro. Además, el consumidor aprecia la gran variedad de comida que se puede escoger”, subraya Gavin.

En cuanto a los restaurantes, este nuevo canal supone que más clientes puedan acceder a sus servicios, lo que se traduce en un incremento de pedidos. Entre los variedades más demandadas el primer puesto lo ocupa la comida china, seguida de la japonesa, turca, italiana e hindú.

De buen rollo

A la hora de pedir comida china, existe otra interesante opción que parte de una iniciativa empresarial aragonesa. Desde el pasado lunes, Tucomidachina ofrece sus servicios de restauración en línea con entrega a domicilio. A través de una web muy manejable, y desde 16 euros, podemos encargar un suculento menú para dos personas. “Trabajamos con varios restaurantes de la ciudad, por lo que nuestra cobertura es total, sin necesidad de introducir códigos postales”. “Apenas llevamos una semana, pero por ahora la cosa marcha bien”, explica Teresa, una de sus responsables.

Otros restaurantes como Telepizza o Domino’s Pizza llevan ya unos cuantos años usando esta vía de contacto con sus clientes. También existen otras iniciativas empresariales que, incluso, sirven a domicilio marisco fresco y productos de la huerta.

Etiquetas