Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

.

Semáforos 'trampa' para el peatón

Adolfo López Gonzalvo, de 68 años, ha sido voluntario de seguridad vial y todavía conserva el espíritu crítico a la hora de observar puntos conflictivos para el viandante, como el cruce de los puentes de Piedra y Santiago.

Semáforos 'trampa' para el peatón
Semáforos 'trampa' para el peatón
ESTHER CASAS

Un lugar de paso tan transitado como el puente de Piedra tiene, a juicio de Adolfo López Gonzalvo, un problema grave de falta de seguridad para el peatón. Este jubilado zaragozano de 68 años denuncia la inexistencia de un semáforo que regule el paso de los viandantes, que deben extremar la precaución al cruzar la calle.

 

López recorre habitualmente Zaragoza y observa las posibles deficiencias que puedan existir en materia de seguridad vial. No en vano, durante cinco años actuó como voluntario del Consejo Aragonés de Mayores para vigilar las salidas de los escolares de los colegios y controlar también los pasos de cebra con más circulación. Esta experiencia se traduce en que, en numerosas ocasiones, ha llamado al teléfono 010 de información municipal para dar aviso de postes estropeados o fundidos o incluso de "una chapa levantada en el carril bici en el puente de la Unión".

 

Uno de los semáforos 'trampa' para el peatón está en la salida del puente de Piedra hacia el paseo de Echegaray y Caballero, cuya circulación está permitida únicamente a los autobuses y a los taxis. "Los vehículos sí disponen de un semáforo, que se pone solo en rojo y en ámbar. En este último caso, los conductores pueden continuar siempre y cuando den la prioridad a los viandantes", explica. Pero, sin embargo, "quienes vamos andando no tenemos manera de saber si podemos pasar o no a no ser que nos asomemos para ver si viene algún vehículo".

 

Además, las grandes columnas sobre las que se asientan las estatuas de los leones "restan visibilidad y, si vas distraído, te la juegas". Y lo mismo ocurre con los ciclistas que circulan por el carril bici de Echegaray y que pasan justo por delante de la salida del puente de Piedra, explica.

 

"Si el semáforo está en ámbar para los conductores, estos tienen cierto cuidado, pero sigue siendo peligroso". "Es un punto problemático -afirma- que se resolvería de una manera sencilla, colocando un indicador para los peatones. Es aberrante que exista para los vehículos y no para nosotros".

 

Adolfo López critica también que, en el mismo paseo, hay otro punto conflictivo: el puente de Santiago, justo en la prolongación con la avenida de César Augusto.

 

La calzada en este lugar de la ciudad es muy ancha y quienes quieren cruzar tienen un pulsador para permitir el paso de los peatones. "El problema es que no hay una pantalla que incorpore un medidor del tiempo que le queda al peatón para que se ponga en verde para los coches". Este vecino hace referencia a que "si pasas justo cuando cambia la luz, vas bien, pero, si no, te puedes encontrar con que a medio camino se pone en rojo", como le ocurrió a él mismo hace tan solo unos días. "No supe qué hacer, si correr y quedarme en medio de los carriles o volver a la acera". Optó por esto último porque "permanecer en el área central, sin bordillo y con tanta circulación, es demasiado peligroso", concluye.

Etiquetas