Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

CATALUÑA

Seis meses de cárcel para los dos mossos que le rompieron el brazo a un detenido

La Audiencia de Barcelona ha condenado a seis meses de prisión a dos mossos d'Esquadra por agredir a un detenido, al que deberán indemnizar con 111.729 euros, por romperle el brazo por dos puntos cuando le esposaron en la comisaría de Les Corts de Barcelona. Otros dos agentes han sido absueltos de un delito de lesiones.

El tribunal también ha absuelto a los cuatro mossos de un delito de torturas porque entiende que los dos condenados actuaron de forma "reprochable" al esposar a Aliou B.D., conscientes que al emplear tanta fuerza podían hacerle daño, pero ninguno de ellos le rompió el brazo para sonsacarle información o una confesión ni como represalia.

La Sección Novena ha declarado probado que, sobre las 21.30 horas del 28 de abril de 2006, Aliou B.D. empezó a alterarse, a gritar y a golpear los barrotes de la celda en la que permanecía detenido, por lo que un cabo de los Mossos d'Esquadra se acercó a él e intentó tranquilizarlo.

Al ver que no se calmaba, el cabo le ordenó que se colocara de espaldas a los barrotes para esposarle, pero como no le obedeció, entró el calabozo con un compañero y ambos intentaron reducirle con la ayuda de otro agente que se acercó al oír los gritos. De repente, los cuatro cayeron al suelo y los mossos aprovecharon la ocasión para inmovilizarle.

A fin de "neutralizar la resistencia que oponía el detenido" y esposarle, un agente le cogió por el brazo derecho, otro le pisó "fuertemente" el brazo izquierdo y el último le sujetó las piernas. El tribunal entiende que los dos primeros mossos "aplicaron una fuerza excesiva sobre el brazo izquierdo del detenido a modo de palanca", y le rompieron el húmero.

El detenido dejó de moverse y los agentes procesados abandonaron la celda hasta que Aliou B.D. volvió a gritar minutos después y el cabo regresó al calabozo y vio que el detenido tenía erosiones en la muñeca, por lo que indicó a los mossos que iniciaban su turno que le atendiera al médico "pese al alcance y gravedad de las lesiones".

Los doctores que le atendieron en el Hospital del Mar le diagnosticaron una fractura en tres fragmentos del húmero izquierdo con parálisis radial, de la que tardó 240 días en curar y que los agentes pudieron evitar "moderando simplemente la fuerza empleada".

La Sala no duda de que Aliou B.D. se rompió el brazo en comisaría, pero reconoce en la sentencia que no le ha dado total credibilidad, pues el hombre aseguró que recibió "una lluvia de golpes muy fuertes" por parte de los diez agentes que entraron en la celda, cuando en el calabozo no cabe tanta gente a causa de sus "angostas dimensiones" y porque en el hospital no le vieron ninguna otra lesión.

Etiquetas