Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

CASO MADELEINE

Scotland Yard investigó el posible rapto de Madeleine por una red pedófila belga

Varias personas sostienen que la vieron en Amsterdam, que está a sólo 150 kilómetros de Bélgica

El caso Madeleine vuelve a saltar a las portadas de los principales tabloides ingleses, tras conocerse nuevos detalles del sumario cuyo secreto se levantó recientemente. Ahora trascendió que Scotland Yard sospechó en el mes de marzo que Maddie McCann podía haber sido raptada por una red de pedófilos belga, según revela un correo electrónico enviado por un supuesto miembro de la banda tres días antes de la desaparición de la pequeña, que ordenaba el secuestro de una niña. Además, varias personas de Amsterdam afirmaban haber visto a la niña en la capital holandesa, incluso una sostiene que mantuvo un corto diálogo con la pequeña, que "hablaba un perfecto inglés" y que decía que la señora que le acompañaba no era su madre.

Según publican los diarios británicos The Sun y Daily Telegraph y recoge otr/press, Scotland Yard descubrió en marzo de este año un correo electrónico entre dos miembros de una red pedófila belga, enviado tres días antes de la desaparición de Madeleine, en el que se ordenaba el secuestro de una niña. Ese dato fue enviado el tres de marzo por John Shord, de la Unidad de Inteligencia Británica a la comisaría de Leicestershire, donde residen los McCann. Desde esa comisaría, fue enviado a la policía de Portugal, pero seis semanas después de recibirlo, un tiempo que nadie se explica.

Según esta teoría, de la que se hacen eco los principales tabloides británicos, un miembro de la red de pedófilos belga tomó una foto de Madeleine McCann en Portugal, donde estaba pasando sus vacaciones, y se la envió a otros miembros de la banda, que decidieron que era la correcta, por lo que ordenaban su secuestro, que se produjo tres días después.

Hipótesis reforzada

Esta hipótesis fue reforzada por dos posibles avistamientos de Maddie en Amsterdam (Holanda), que se encuentra a tan sólo 150 kilómetros de Bélgica. Una trabajadora de una tienda holandesa, Anna Stam, relató a The Sun el momento en el que vió a la posible niña. Según estas declaraciones, la niña decía aseguraba que se llamaba "Maddie", y preguntaba por su madre, afirmando que la señora que le acompañaba era "una extraña" que le "tomó" de su madre.

Anna Stam declaró a la policía que le preguntó el nombre, y que le dijo "que se llamaba Maggie", pero que le pidió que se lo repitiera y le dijo "no, mi nombre es Maddie". El sumario del caso describe al hombre que le acompañaba como una persona de entre 35 y 40 años, con bigote, y que hablaba portugués.Anna afirma que "no parecía buena persona", y añadió que "creo que hablaba portugués".

Otra mujer, Hannie Wiechmann, de 71 años, en declaraciones al periódico Metro recogidas por el Daily Telegraph, afirmó que en esa misma época vio a una niña que se asemejaba a Madeleine McCann. "El pelo había sido mal cortado y parcialmente teñido de rojo", añadió, "pero yo sabía que era ella". "Paseaba arriba y abajo" al lado del canal "con una mujer", de unos 30 o 35 años, que hablaba en inglés con ella. La señora Wiechmann estaba tan convencida de que era ella que llamó a la policía desde su teléfono móvil, y le siguió hasta el Rijksmuseum.

Etiquetas