Sociedad
Suscríbete por 1€

.

Ruta en Zaragoza por algunas estatuas olvidadas

Escultura sobre una pieda de molino en los barrios de Torrero- La Paz
Ruta en Zaragoza por algunas estatuas olvidadas
JESÚS GUALLAR

Jesús Guallar. Barrios zaragozanos de Torrero-La Paz. "En una zona cercana al Tercer Cinturón, había un escultura sobre una piedra de molino. El domingo, paseando por allí, vi que ya no estaba", dice.

 

Ángel Morata Monreal leyó en Heraldo Abierto el reportaje de la desaparición del antiguo obelisco de Ricardo Magdalena, situado hace años en la Glorieta de Sasera, en Zaragoza, y decidió preguntar por el paradero actual del monumento a Santo Dominguito de Val, patrono de los infanticos del Pilar.

 

Esta estatua, inaugurada en 1951 y obra del escultor Antonio Bueno, se encontraba junto al puente de Piedra, en el Arrabal, hasta la década de los años ochenta del siglo pasado. "Hemos intentado averiguar qué fue de ella desde la asociación de vecinos y otros colectivos, pero no hemos conseguido ninguna información". Las noticias, sin embargo, no son nada alentadoras: una remodelación urbana en ese sector llevó consigo que lo desmontaran sin que se sepa dónde está. Antonio Mostalac, jefe del servicio de Patrimonio e Historia Cultural del Ayuntamiento, adelanta que "las recientes excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en el entorno del convento de San Lázaro, a cargo de la empresa de arqueología Fidias Trade, han descubierto solo la cimentación del monumento y una caja en dicha obra que contenía monedas y prensa del momento, en concreto de año 1951".

 

"El Ayuntamiento de Zaragoza y el Cabildo Metropolitano están estudiando la posibilidad de colocar en la actual casa donde viven los infanticos de Pilar y los canónigos una placa de bronce con la imagen de Santo Dominguito y los escudos de la ciudad y del cabildo, con el fin de perpetuar su memoria", añade Mostalac.

De Constitución a la Gran Vía

A otro lector, Sergio Rello, le llamó hace unos días la atención la ausencia de la obra 'La ola y el monstruo', del artista Antonio Sacramento, primera medalla de oro de la II Bienal 'Premio Zaragoza', que llevaba un tiempo en el bulevar de Gran Vía, tras ser trasladada desde su ubicación original, al inicio del paseo de la Constitución.

 

El jefe del servicio de Patrimonio explica que fue retirada porque "su estado de conservación era lamentable". Estaba oxidada y, además, había sido encajada en un pedestal de hormigón. "Al retirarla se descubrió que, en realidad, la pieza era más grande que lo que se veía". Ahora, ya restaurada, se decidirá su emplazamiento más adecuado aunque, en principio, se apuesta por conservarla en el interior de un edificio público. El que sí regresará a su ubicación original en la Gran Vía cuando finalicen las obras del tranvía será el conjunto escultórico en bronce denominado "Complicidad", realizado por Alberto Gómez Ascaso.

Sin noticias de...

Otras dos estatuas que siguen estando en paradero desconocido formaban parte del entramado urbano de los barrios de Torrero-La Paz y de Delicias. Jesús Guallar quería saber qué había sido de una escultura colocada sobre una piedra de molino en un parquecillo situado al lado de Cala Verde, sobre el Canal, al lado del Tercer Cinturón. "Me chocó que ya no estuviera allí", afirma.

 

José Javier Cobeta Langa recuerda sus juegos infantiles en la plaza de Domingo Savio. "Allí, separando la zona de juegos de los jardines hay una bancada y, en medio de ella, una columna vacía que, hará más de veinte años, soportaba una estatua". En su opinión, "me imagino que se quitó porque estaba deteriorada, pero jamás se volvió a colocar otra réplica o la original restaurada". "Los vecinos de las Delicias agradeceríamos saber qué pasó con ella", añade.

 

De ninguna de estas dos piezas se ha conseguido recopilar información que permita conocer cuál fue el motivo de su desaparición y dónde se encuentran ahora.

Etiquetas