Despliega el menú
Sociedad

TOROS

Raúl Gracia 'el Tato' reaparecerá el Domingo de Resurrección en Málaga

Los toros serán de Cuvillo y José Tomás y Sebastián Castella, sus compañeros de cartel.

Raúl Gracia 'el Tato', en el callejón de la Misericordia
Raúl Gracia 'el Tato' reaparecerá el Domingo de Resurrección en Málaga
HERALDO

La empresa de La Malagueta, formada por Rivera Ordóñez y Fernando Puche, firmó ayer, a última hora de la tarde, el cartel de la reaparición del torero aragonés Raúl Gracia 'el Tato'. Será el día 4 de abril, Domingo de Resurrección, con toros gaditanos de Núñez del Cuvillo, y con José Tomás y el francés Sebastián Castella. Este festejo irá precedido por la II Corrida Picassiana en la que intervendrán el malagueño Javier Conde, Jesús Manuel 'el Cid' y David Fandila 'el Fandi'. Los toros pertenecerán al hierro de Luis Algarra Polera. El cartel para la ocasión ha sido confeccionado por el artista malagueño Santiago Fernández.

 

La reaparición del zaragozano -muy meditada y analizada- se confirma tras meses de rumores y especulaciones en los mentideros taurinos. El Tato, es cierto, llevaba varios meses de entrenamiento y puesta a punto (se ha quitado 10 kilos en un par de meses), en la finca propiedad de su amigo y muchas veces compañero Miguel Báez 'Litri'. Un Litri que, por cierto, ha aceptado el reto de "ser mi apoderado, aunque la verdad sea dicha, un poco a regañadientes", apunta Raúl Gracia. El nombre del Tato circuló como cabecera de cartel en las corridas de toros en las que participase José Tomás, cosa que al final, los apoderados y algunos empresarios desestimaron por entrar en franca competencia con los toreros más antiguos del escalafón. Excluido de los primeros carteles de José Tomás, ha sido Francisco Rivera el que ha dado el primer paso para que Raúl Gracia reaparezca con todo merecimiento, ya que al parecer, la empresa de Zaragoza ni ha llegado a ponerse en contacto con el torero para ofrecerle la reaparición aquí, en su casa.

 

El Tato, hijo y nieto de toreros, nació en 1972, en la misma plaza donde años más tarde tomaría la alternativa: la Misericordia. Torero pundonoroso, alcanzaría las más altas cotas de popularidad en la Feria de Abril de Sevilla, alternando con Pepín Liria y estoqueando reses de Sánchez Ybargüen. Tarde en la que logró abrir la ansiada Puerta del Príncipe de la Maestranza. Raúl Gracia, además, logró conquistar el premio a la mejor faena de la década por la realizada al toro Veraniego, de Victorino Martín, también en esa plaza.

 

El aragonés antes de su retirada estoqueó más de un millar de toros en las más de 500 corridas que participó.

 

El Tato se despidió del toreo en activo en la Feria del Pilar de 2001, lidiando toros de Samuel Flores a los que logró cortarles una oreja. A partir de ahí fijó su residencia en Sanlúcar de Barrameda, donde siguió vinculado al toreo en forma de apoderado. Julián López 'el Juli' fue su primer poderdante al que aupó hasta los primeros puestos del escalafón. Una seria enfermedad le obligó a dejar al Juli y 'colgar los trastos', como vulgarmente dicen los toreros, y hacer reposo total. Tras un par de años de inactividad, y una vez recuperado, se hizo cargo de Julio Benítez júnior (hijo del otrora revolucionario del toreo de los años sesenta y setenta Manuel Benítez 'el Cordobés'). El año pasado, de común acuerdo, concluyeron la relación profesional por lo que el diestro zaragozano, animado por varios compañeros, participó en varios festivales benéficos. El último fue el pasado mes de octubre en la localidad salmantina de Alba de Tormes donde logró salir a hombros tras cortar las dos orejas de su novillo. Que sea para bien y lo veamos en Aragón.

Etiquetas