Despliega el menú
Sociedad

Obsesión por belchite de la artista lydia lunch

"Estoy obsesionada por la guerra, por la decadencia y es evidente por qué de Belchite. Una hermosa ruina decadente de una escena de guerra donde la evidencia de la violencia humana ha dejado una cicatriz permanente en el planeta". Así explica la artista neoyorquina Lydia Lunch, que lleva 6 años viviendo en Barcelona, su fascinación por este lugar. Su desolación le sirve para conjurar sus propios demonios personales. En su exposición retrospectiva 'Paisajes después de la batalla. La guerra nunca se acaba', que hasta el 21 de noviembre se puede contemplar en la sala municipal de Valladolid, dedica una serie de imágenes a Belchite. Aún hay más. Ha publicado 'Amnesia', con textos inéditos e imágenes, acompañado de un CD con el músico danés Jacob Kirkegaard, que ha compuesto las bases sonoras a partir de grabaciones realizadas en las ruinas del pueblo. Lunch fue sobre todo conocida en la escena punk del Nueva York de 1976.

Etiquetas