Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

PRIMER PREMIO 79.250

"Nos hacía falta, todos estamos en paro"

Pallejà y Cerdanyola, en el cinturon industrial de Barcelona, acaparan el primer premio al caer 450 millones.

Imagen de archivo de una Administración de Lotería madrileña
"Nos hacía falta, todos estamos en paro"
EFE

El bar Maldonado, de la ciudad barcelonesa de Pallejà, acabó ayer con todas sus existencias. Cava, cerveza, vino, cualquier bebida servía para brindar y dar rienda suelta a una alegría que fue muy repartida en todo el pueblo. El establecimiento fue uno de los grandes agraciados con el Gordo y su propietario, Antonio Maldonado, ya ha hecho suficientes méritos como para que le nombren hijo predilecto de la localidad. Y es que su taberna, muy frecuentada por gente con una situación económica complicada, repartió 600 décimos del primer premio, el 79250, dotado con tres millones de euros a la serie y que dejarán 180 millones en el pueblo. Una cifra estratosférica comparada con los nueve millones que tiene de presupuesto el ayuntamiento (11.000 habitantes).

Quien más quien menos tenía un décimo o una participación de cinco euros que se convertirán en 75.000. "La clientela es gente trabajadora, todos necesitan mucho el dinero", afirmó Maldonado. Es el caso de Ignacio Mora. "Toda la familia estamos en el paro, nos hacía mucha falta, el premio es para mí y para mis hijas", dijo.

María del Carmen recibió el premio como una bendición. "La cosa está muy mal. Me iban a embargar el piso, pero el del bar me regaló un numero que ha tocado", relató entre lágrimas. Teodoro Benito tiró de tópico, porque nuevos millonarios hay pocos. "El Gordo servirá para tapar agujeros, tengo dos hijos y estamos luchando como podemos". "Para las niñas, para las niñas", sollozaba Anna García. "Sí, sí, sí, el Gordo ya está aquí", gritaron al unísono los clientes del bar.

El lotero del año

Maldonado adquirió las 60 series en la Administración 7 de Cerdanyola del Vallès (Barcelona). Este despacho repartió 276 millones de euros, correspondientes a 92 series, prácticamente el Gordo entero. "276 millones de euros, como el que no dice nada", explicó su propietario, Antonio Muñoz.

Desbordado por ser el lotero del año, explicó que los primeros que se acercaron hasta la administración fueron los trabajadores "de todas las entidades bancarias conocidas". Como en Pallejà, en Cerdanyola los llantos y los gritos de júbilo se sucedían. A Josefa García le han tocado 300.000 euros cuando más falta le hacía. Tiene cinco hijos y todos están en el paro. Como ella un buen número de ciudadanos. La alcaldesa de Cerdanyola, Carme Carmona, precisó que el Gordo se ha acordado de uno de los barrios más castigados por el desempleo.

El 79250 destaca por su terminación (50), según Muñoz, pues era muy del agrado de la clientela barcelonesa porque venía a homenajear el 5-0 que el Barcelona le endosó al Real Madrid.

El Gordo fue generoso con diferentes partes de España (Alicante, Tenerife, Madrid, Cáceres, Palencia, Murcia, Zaragoza y Guipúzcoa), aunque la provincia de Barcelona se llevó el 90% del primer premio. La Administración número 323 de Mercabarna fue el otro gran epicentro de la jornada y repartió 135 millones. Rodolfo Sánchez creerá en la suerte para el resto de su vida. El martes por la noche compró cuatro décimos, uno para él, otro para su madre y los otros dos para sus hermanas. Tuvo un arranque de intuición y, ahora, 1,2 millones en el banco.

Etiquetas