Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

.

Moto Club Aragón: una historia que reflotar

Moto Club Aragón: una historia que reflotar
Moto Club Aragón: una historia que reflotar
VALERO ECHEGOYEN

No se conoce con exactitud el año en que se creó. Pero sí se sabe que fue el primer club motociclista en España y el germen de la actual Federación Española de Motociclismo. Por él pasaron personajes como Cesáreo Alierta, Luis Gómez Laguna o, como socio de honor, el mismísimo Alfonso XIII. Ellos consiguieron traer a Zaragoza a deportistas de primer nivel como Ángel Nieto, Giacomo Agostini o, más recientemente, Sete Gibernau. Durante años organizaron competiciones regionales, nacionales y hasta internacionales, como el Gran Premio Fiestas del Pilar en el parque Primo de Rivera, la Vuelta a Aragón, la Baja Montesblancos o el circuito Guadalope en Alcañiz.

 

Es el Moto Club Aragón, que, a pesar de todos sus éxitos, desde la entrada del siglo XXI ha visto cómo su actividad iba languideciendo. En su época dorada, el club tenía en propiedad un restaurante, un bingo y varios locales. De eso no queda ahora nada. Algunos de sus socios más veteranos -Valero y Enrique Echegoyen, Miguel Ángel Burriel, Manuel Mainar, Miguel Ángel Monesma o Gabriel Beltrán, entre otros- no se resignan a quedarse con los brazos cruzados y luchan por que el club resurja de sus cenizas. "Queremos poder pasar el testigo a nuestros hijos. Pero puesto que el Moto Club Aragón lleva años parado, ellos ya se han unido a otras agrupaciones motociclistas o, incluso, han creado otras nuevas", explica Valero Echegoyen, que, a sus 70 años, es el socio más antiguo, e hijo de los que levantaron el Moto Club.

Carreras en el centro de la ciudad

"Recuerdo que con apenas 8 años de edad me escapé de la escuela para ir al paseo de Pamplona a ver una competición. Fue quizás el primer circuito urbano que se organizó en la ciudad. Después, se trasladó al parque Primo de Rivera", cuenta Valero con cariño. Entonces, todavía estaban permitidos los circuitos urbanos, y tenían una gran acogida por el público zaragozano. De hecho, las carreras congregaban multitudes. Corría el año 1948, y el Moto Club Aragón acumulaba éxitos. En sus años buenos, llegó a tener más de 400 socios en sus listas; ahora apenas quedan 18. "Esas cifras tan elevadas serían hoy algo impensable, porque hay muchos grupos distintos, pero ya entonces también eran unos números extraordinarios", indica Miguel Ángel Monesma, socio y piloto del club.

 

"Tenemos constancia de que en el año 1913 el rey Alfonso XIII dio su permiso por escrito para utilizar el nombre de Real Moto Club Aragón", cuenta Miguel Ángel, quien recuerda que grandes pilotos de la tierra han crecido de la mano del Moto Club Aragón, como Luis Carlos Maurel, campeón de Europa: "Su primera carrera fue con una Vespa. El circuito estaba detrás de La Romareda. Me acuerdo de que diluviaba, hasta hubo que suspenderla durante un tiempo. Allí se estrenó Maurel. Era adolescente y, pese a todo, ganó. Durante años, el club lo ayudó económicamente en su carrera profesional".

 

"La historia del Moto Club es la historia del motociclismo", añade Miguel Ángel Burriel, secretario general del club, mientras apunta orgulloso que en 1975 ganó la Vuelta a Aragón de Rallyes. Son recuerdos de aragoneses que han crecido junto a una moto. "La mayoría todavía tenemos ocho o nueve en el garaje -dice Burriel-. El amor por ellas es algo que no desaparece con los años".

La Federación se gestó en su local

El Moto Club puede presumir de ser el germen de la actual Federación Española; de hecho, por su situación estratégica y aprovechando que se estaba desarrollando el rally Madrid-Barcelona, esta se creó en sus locales. "Ocurrió el 3 de febrero de 1923. Vino gente de Barcelona y Madrid y la Federación Española se hizo realidad", cuenta Miguel Ángel Burriel.

 

Sin embargo, actualmente está parado. Valero cuenta que en 2000 se creó una comisión gestora, que se comprometió a crear una nueva junta para impulsar actividades del club. "Y hasta hoy", lamenta Valero.

 

A los socios, no obstante, no les faltan ganas e ilusión de volver a colocar al Moto Club Aragón en el lugar que le corresponde. "Nuestro objetivo es transmitir el legado histórico y, con empeño, reflotar el Moto Club Aragón", confían todos.

Etiquetas