Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

VIOLENCIA DE GÉNERO

Más de 5.100 hombres que maltratan a mujeres cumplen condena en cárceles españolas

Sandra Moneo dice que se trata de una cifra de "extrema gravedad" y la violencia "sigue latente y crece con alarmante rapidez".

Más de 5.100 maltratadores están cumpliendo condena en las cárceles españolas, según avanzó este miércoles la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, que compareció en el Congreso a petición del Grupo Parlamentario Popular, cuya portavoz de Igualdad, Sandra Moneo, registró una interpelación urgente ante el aumento del número de víctimas mortales de la violencia de género -41 en lo que va de año-. Para Moneo, se trata de una cifra de "extremada gravedad" que prueba que el balance de 2009 "fue solo un espejismo" ya que la violencia de género "sigue latente y ha crecido con alarmante rapidez", hasta "pillar por sorpresa al Gobierno", que "no sabe justificar el por qué de esta desgracia".

La 'popular' afirmó que "el hermetismo es mala compañía" para luchar contra la violencia machista y dijo esperar y confiar que el Gobierno "no se dedique a manipular las cifras y a esconderlas" ya que el balance oficial apunta que son 41 las fallecidas en lo que va de año y el Centro Reina Sofía de estudio de la Violencia cuenta 44, dando por confirmados casos que la Delegación del Gobierno aún tiene en investigación. Asimismo, Moneo exigió a Aído la adopción de medidas concretas, las recogidas en el informe de la subcomisión parlamentaria que analizó la Ley Integral de Medidas contra la Violencia de Género y que van desde ampliar el número de juzgados especializados hasta promover una reforma legislativa que permita considerar como prueba preconstituída la primera declaración de la víctima, a fin de que pueda ser utilizada si después se niega a testificar.

"Me gustaría salir de aquí oyendo que está usted dispuesta a hacer cambios en la ley, a impulsar los juzgados de violencia sobre la mujer y la prueba preconstituida; que está dispuesta a poner sobre la mesa equipos forenses de valoración y que está dispuesta a escuchar a las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, que siguen teniendo los mismos instrumentos que hace años", manifestó Moneo.

En respuesta, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, reconoció que "queda mucho trabajo por hacer" y aseguró que el Gobierno "no ha parado de trabajar" en el desarrollo de la Ley Integral de Medidas contra la Violencia de Género, consiguiendo que en la actualidad, haya "casi 2.000" policías especializados, un centenar de juzgados exclusivos de violencia sobre la mujer, más de 92.000 mujeres protegidas por el sistema de seguimiento integral y más 30.000, con teleasistencia, entre otras medidas. Además, la titular de Igualdad recordó a Moneo que el Parlamento rechazó su propuesta de resolución al Debate sobre el estado de la Nación que pedía modificar la Ley Integral y lamentó que habiendo tantos "terrenos para discrepar", el PP eligió la violencia machista, utilizando a las víctimas "para intentar castrar al Gobierno y cuestionar las políticas de igualdad".

"Que utilicen a las víctimas me parece inaceptable. Por mucho que cuestione la labor del gobierno, la sociedad española conoce de sobre qué gobierno puso en la primera línea esta lucha y por mucho que cuestione nuestro trabajo diario, vamos a segur tomando las medidas que sean necesarias en coordinación con las comunidades autónomas y los ayuntamientos porque sólo juntos podemos seguir avanzando y me gustaría que usted se sumara a este trabajo", aseveró Aído.

La ministra de Igualdad avanzó también que los resultados de la macroencuesta sobre violencia de género que el Ejecutivo ha encargado al Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) se darán a conocer en el primer trimestre de 2011 a lo que Moneo contestó que si el Gobierno espera "un cheque en blanco para dedicarse a hacer encuestas mientras las mujeres mueren, no cuente con el Partido Popular".

Implicación de la sociedad

El delegado del Gobierno para la Violencia de Género del Ministerio de Igualdad, Miguel Lorente, defendió este mismo día que Ley integral contra la violencia de género funciona, pero que a esta norma hay que ir sumando esfuerzos encaminados al conocimiento y a la actitud crítica. "La ley integral funciona y va consiguiendo objetivos desde su implantación, pero resulta esencial la implicación de la sociedad", aseguró.

Lorente, que participó en una de las mesas de debate del seminario 'Nuevas herramientas contra la violencia de género' que se organiza en el marco de la quinta edición de los cursos de verano de la Universidad de Jaén (UJA) en Torres (Jaén), expuso igualmente que "este año el número de mujeres muertas sin que hubieran interpuesto denuncia previa aumentó, al igual que se incrementó el porcentaje de mujeres denunciantes mayores de 30 años hasta alcanzar el 82 por ciento del total y otra característica es que un 70 por ciento de estas mujeres tenía una relación de convivencia con su agresor".

Ante esta situación cambiante, Lorente añadió que nada de lo que se está utilizando actualmente va a ser válido el año próximo, por lo que apostó por ir adaptando la política, las medidas e incidir en la sensibilización. En este sentido explicó que los medios de comunicación tienen una gran labor social y de responsabilidad por lo que deben tratar este tipo de informaciones con la mayor pulcritud. También resaltó la existencia de informes que indican que el 70 por ciento de los casos de violencia de género suele ocurrir dos o tres días después de dar difusión a una noticia sobre malos tratos.

En la mesa, moderada por el profesor de filosofía Gabriel Ureña, también participaron la abogada Cristina Almeida; la secretaria confederal de Participación Institucional de Comisiones Obreras, Laura Pinyol y la responsable del departamento confederal de la Mujer Trabajadora de UGT, Elisa García, quien comenzó su ponencia informando de que el 53 por ciento de las mujeres que llaman al 016 (asistencia en casos de malos tratos) cuentan con una situación laboral activa. Sobre este dato, basado el resto de su intervención, instando a la necesidad de que desde los convenios colectivos de las empresas se establezcan estrategias que salvaguarden los derechos de las mujeres maltratadas y les ofrezcan, no sólo protección, sino también, opciones de movilidad y flexibilidad en la jornada laboral.

Asimismo, Cristina Almeida, que reflexionó sobre el papel de la mujer antes y durante la Transición española consideró buena la ley integral contra la violencia de género, pero aseguró que las leyes sin el sentir de las personas, sin su sentido común y sin la responsabilidad de "hacer bien las cosas", se quedan en nada. Por este motivo instó a educar desde la infancia en valores de igualdad.

Etiquetas