Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

Más de 1.000 jóvenes aragoneses viajan a Madrid

Las distintas diócesis de la Comunidad cuentan con un total de 734 inscritos, a los que hay que sumar los numerosos jóvenes que viajarán con otros grupos aragoneses de manera autónoma.

Los voluntarios, que han trabajado duro durante meses, tienen ya todo preparado para las JMJ de Madrid 2011
Más de 1.000 jóvenes aragoneses vivirán en Madrid la JMJ

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2011, que se celebrá en Madrid entre los próximos 16 y 21 de agosto con la presencia del papa Benedicto XVI a partir del día 18, contará con la asistencia de más de 1.000 jóvenes aragoneses, que se desplazarán a la capital de España para vivir en primera persona esta experiencia de fe en compañía de cerca de un millón de peregrinos procedentes de los cinco continentes.

Al listado de las distintas diócesis aragonesas, que suman 734 inscritos, hay que añadir los numerosos jóvenes que acudirán en peregrinaciones organizadas por movimientos, asociaciones, hermandades y comunidades cristianas de Aragón, por lo que la cifra total, según fuentes eclesiásticas, «superará ampliamente el millar».

La mayoría de ellos saldrá rumbo a Madrid el martes 16 por la mañana, tras los 'Días en las Diócesis', con el objetivo de vivir a tope, de principio a fin, todos los actos programados a la espera de la llegada del Papa. De todos ellos, los puntos principales serán, por las mañanas, las catequesis con obispos, mientras que por las tardes-noches habrá múltiples de actos culturales.

Sin embargo, no es la única opción, ya que existe una segunda modalidad de desplazamiento. Los que aún no lo hayan hecho, saldrán el viernes 19 a primera hora de la mañana para incorporarse, a partir de mediodía, a los actos centrales de la JMJ, que vivirán su máximo esplendor el domingo 21 con la misa de clausura que oficiará Benedicto XVI en Cuatro Vientos, a las 9.30.

Satisfacción general

«La valoración es muy positiva. Por encima de los números, que son buenos, está la experiencia intensa de fe que van a vivir miles de jóvenes», asegura Juan Sebastián Teruel, vicario de la diócesis de Zaragoza, quien destaca que «es una ocasión para peregrinar interiormente hacia Cristo, lo que redunda en bien para la humanidad».

Y es que, según indica, «la presencia del papa Benedicto XVI permitirá a los jóvenes sentirse como miembros del pueblo universal que es la Iglesia Católica», un aspecto esencial de las Jornadas Mundiales de la Juventud que contribuye a «fortalecer y edificar la fe de los jóvenes».

Intensa preparación

La celebración de la JMJ pone fin a un largo período de preparación, tanto individual como colectiva, que ha contado con diversas actividades y actos litúrgicos para poner a los jóvenes en disposición de sacarles el máximo provecho. «Han sido meses muy intensos. Ahora toca vivirlas con intensidad y recoger los frutos», concluye Teruel.

Etiquetas