Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

PARA EVITAR QUE ABANDONEN EL GRUPO

Los pájaros se animan unos a otros con cánticos

Los pájaros también necesitan que alguien les anime cuando su bandada sufre una derrota ante sus adversarios. Así lo ha demostrado un estudio de un científico de la Universidad de Bristol en torno a las Abubillas Arbóreas Verdes, una especie de pájaro africano que canta con especial entusiasmo después de haber perdido ante una bandada enemiga en sus competiciones de canto, para aumentar la moral de sus congéneres.

"Cuanto peor haya sido el conflicto, más se mantienen unidos como grupo y los miembros dominantes del grupo son los que más alzan sus cantos", explica Andrew Radford, científico de la Universidad de Bristol que ha llevado a cabo el estudio de los phoeniculus purpureus, la denominación científica de las abubillas arbóreas verdes, una especie de pájaro africano.

Las derrotas que pueden sufrir los pájaros, en cualquier caso, no son siempre de tipo violento, sino de canto, según informaciones de 'The Times' recogidas. A medida que las amenazas de los rivales se endurecen, los pájaros de una misma bandada se apoyan unos a otros, y si pierden esa competición de canto, redoblan los esfuerzos para animarse unos a otros.

Según el científico, cuyo estudio ha sido publicado por la Royal Society británica, ese comportamiento de animar a sus compañeros de bandada sirve para evitar que los pájaros que han sido derrotados abandonen el grupo y una futura derrota sea menos probable. "Esto puede reducir el estrés y afianzar la cohesión de los miembros del grupo, algo importante después de perder una batalla", dice Radford.

El científico compara este comportamiento de las Abubillas Arbóreas Verdes con los seguidores de un equipo de fútbol que se enzarzan en batallas de cantos durante los partidos. "Los grupos rivales (de los pájaros) regularmente se enzarzan en estridentes demostraciones vocales que son muy similares a los cantos de los seguidores de los equipos de fútbol".

"Cuando uno de las bandadas alcanza el punto álgido, una flor o un trozo de liquen es a menuda deshojado o pasado de un miembro del grupo a otro miembro del grupo, como si fuera agitar una bandera", concluye Radford.

Etiquetas