Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

CASO MADELEINE

Los padres de Madeleine, investigados en Portugal por negligencia

La pena por este delito podría suponer para el matrimonio McCann diez años de cárcel.

Un año después de la desaparición de Madeleine en Praia da Luz (Portugal), continúa sin esclarecerse el caso en el que la inocencia de los padres de la niña, Gerry y Kate McCann, ha estado siempre cuestionada. Así, tras ser considerados sospechosos por las fuerzas de seguridad lusas, el país vecino les abre una investigación por supuesta negligencia, en concreto por 'abandono' de su hija en la noche en la que fue raptada. Si se descubre que los progenitores de Maddie tienen algún tipo de responsabilidad en el caso, éstos podrían enfrentarse a diez años de prisión, la pena máxima por este delito.

Los padres de Madeleine McCann van a ser investigados por negligencia, según una orden del juez Fernando Ribeiro, que lleva el caso, al considerar que desprotegieron a su hija la noche del 3 de mayo en la que desapareció. Según el magistrado, la situación de la pequeña de 5 años aquel día, en el que dormía sola con sus hermanos pequeños y sin la vigilancia de ningún adulto, puede implicar a los padres en este suceso. De hecho, Ribeiro aseguró que no descarta elevar los cargos por posible secuestro, homicidio y ocultación del cuerpo.

Ante estas acusaciones, el matrimonio ha negado la negligencia, en una información del diario 'The Times' recogida por otr/press, y aseguran que no consideran desproteger a su hija el estar cenando a pocos metros de distancia del lugar donde dormía. Además, el portavoz oficial de la familia, Clarence Mitchell, indicó que dichos documentos judiciales no significan necesariamente que los cargos se materialicen. Sin embargo, tras esta solicitud de investigación pesa sobre los McCann una posible condena de 10 años de cárcel, la máxima por un delito de negligencia.

Pero ésta no es la única investigación que tienen pendiente los McCann, ya que la Policía ha solicitado un permiso a la justicia para acceder al contenido de los mensajes de texto, audio y vídeo de 10 teléfonos móviles, los pertenecientes a Kate y Gerry y siete de sus amigos británicos. Los investigadores están particularmente interesados en el contenido de 18 mensajes que, al parecer, fueron enviados desde un número no identificado móvil al padre de Madeleine entre el 2 y 4 de mayo del año pasado. Es decir, el día anterior y posterior a la desaparición de la pequeña. También se requieren las llamadas hechas entre los miembros del grupo entre las ocho de la mañana del 3 de mayo (horas antes de que conocieran el suceso) y el mediodía del día siguiente.

RECONSTRUIR EL CASO

Se trata de la segunda vez que las fuerzas de seguridad hacen esta petición que anteriormente había sido rechazada, después de que Ribeiro señalase que "los detalles del contenido de un mensaje de texto sólo pueden ser objetivos si se interceptan en tiempo real". Gracias a los posibles datos que aparecieran en los 'sms', la policía portuguesa pretendía realizar, de manera más precisa la reconstrucción de los acontecimientos que rodean la desaparición de Madeleine.

La investigación se ha retrasado también, después de que cuatro de los amigos que cenaban con los McCann aquella noche se negaran a viajar a Portugal, con el fin de ayudar a las fuerzas de seguridad a reconstruir los hechos.

Etiquetas