Despliega el menú
Sociedad

SANIDAD

Los doctores imputados en el caso "Severo Ochoa" no perdonan y exigen rehabilitar su buen nombre

El doctor Luis Montes, cesado como coordinador de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés a raíz de unas denuncias anónimas sobre presuntas sedaciones irregulares, auguró que los doctores imputados podrían interponer denuncias individuales y colectivas por las acusaciones de mala praxis que pesaron sobre ellos.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) confirmó el sobreseimiento del caso de las presuntas sedaciones irregulares denunciadas de forma anónima en el servicio de urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés.

 

El doctor Luis Montes, cesado como coordinador de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés a raíz de unas denuncias anónimas sobre presuntas sedaciones irregulares, aseguró que, por su parte, "no va a existir perdón" por las acusaciones de mala práctica que se vertieron sobre él y el resto de los médicos imputados por este caso, ya archivado.

"A quien deben pedir perdón las autoridades sanitarias y la presidenta regional es a los usuarios", dijo en rueda de prensa tras conocer el fallo de la Audiencia Provincial de Madrid que confirma el sobreseimiento de la causa y no advierte una mala práctica médica en los médicos que fueron imputados.

Acompañado de otros facultativos apartados de sus puestos en el centro sanitario, Montes aseguró que ahora empieza "el tiempo de la reparación" y exigió que, "al igual que se hizo una campaña de acoso pagada por la Consejería de Sanidad", haya otra dirigida a "rehabilitar" el buen nombre de los facultativos perjudicados por este caso y también del hospital.

 

Tratamiento de terminales

Montes auguró que, tras el auto de la Audiencia Provincial de Madrid, habrá "denuncias y querellas individuales y colectivas" por las acusaciones de mala práctica médica que pesaron sobre él y otros médicos colaboradores suyos en el Hospital Severo Ochoa.

A este respecto, apuntó que "han sido cesados cinco jefes de servicio, tres supervisores y a los trabajadores que en protesta iban a las concentraciones recibieron cartas de amonestación para abrirles expediente".

"Han sido unos años duros, no sólo por una represión al servicio de Urgencias sino también por el acoso a todos los profesionales que de alguna forma han defendido el buen hacer del hospital", aseguró Montes, que sigue trabajando en el centro sanitario de Leganés como anestesista.

Asimismo, este doctor enmarcó el caso Severo Ochoa en una estrategia de "agresión contra la sanidad pública" que ha derivado en una "pérdida de confianza de los pacientes" en el hospital y, en lo referente a la sedación de los enfermos terminales, en "una omisión de tratamientos en los síntomas al final de la vida" que presentan esos enfermos. "Eso sí que es mala práctica", advirtió Montes.

 

El doctor Luis Montes, cesado como coordinador de Urgencias del centro sanitario a raíz de este caso, avanzó que esta sentencia viene a "retirar" del auto judicial anterior, dictado en junio, "toda referencia" a la existencia de una "mala práctica médica" por parte del propio Montes y del resto de facultativos imputados.

"Es un fallo firme contra el que no cabe recurso", aseguró Montes, quien se felicitó de este fallo judicial, fruto del recurso que él interpuso contra el anterior auto. "El caso ya se archivó en junio, después de las elecciones, y nosotros lo recurrimos porque en el contenido de aquella sentencia se hablaba de mala práctica, de haber hecho mala medicina", explicó.

Bernat Soria exige disculpas de Aguirre

El ministro de Sanidad, Bernat Soria, exigió a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que "pida perdón públicamente" a los profesionales sanitarios del hospital Severo Ochoa de Leganés.

El ministro hizo estas declaraciones en rueda de prensa, después de que la Audiencia Provincial ordenase el sobreseimiento del caso de las presuntas sedaciones irregulares así como la supresión de la referencia a una posible mala práctica de los médicos denunciados.

Soria expresó su "satisfacción" por el hecho de que estos especialistas, que forman parte del Sistema Nacional de Salud, "vean así devueltos su prestigio y calidad profesional".

A estos trabajadores, aseveró el titular de Sanidad, "se les acusó, ahora ya lo podemos decir, sin causa suficiente" de una "práctica irregular con resultado de muerte".

Hizo hincapié en que "el juez es quien ha archivado y ha dicho que no hay razón, ni siquiera para seguir con este procedimiento", algo de lo que dijo alegrarse por el bien de todos los afectados.

"Voy a ir un poco más lejos -prosiguió el ministro-, puesto que hubo gestores políticos que hicieron acusaciones sin base a profesionales del Sistema Nacional de Salud, les pido públicamente, a doña Esperanza Aguirre y a los consejeros que les acusaron, que les pidan perdón también públicamente".

A su juicio, las acusaciones vertidas sin fundamento por estos dirigentes políticos de la Comunidad de Madrid causaron "un daño a las personas, a los ciudadanos, a los profesionales y también al Sistema Nacional de Salud".

Los médicos afectados en su día por la denuncia de la Consejería de Sanidad de Madrid también han pedido explicaciones a la presidenta regional sobre "cómo, cuándo y por parte de quién se va a reparar el enorme daño producido a los denunciados y al Hospital Severo Ochoa".

De hecho, estudian formular querellas personales por acusación falsa contra los que denunciaron cuatrocientos asesinatos por eutanasia activa en este centro sanitario.

Aguirre celebra que no hubiera "mala praxis

"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, celebró que el proceso judicial llevado a cabo en el Hospital Severo Ochoa de Leganés haya demostrado que no se realizaron prácticas irregulares en el servicio de Urgencias, y afirmó que, una vez archivada la causa, "se hará lo que corresponda y lo que se tenga que hacer" con los facultativos que fueron destituidos.

En rueda de prensa en la sede del PP, Aguirre recordó que la Comunidad de Madrid llevó a los tribunales el caso del Severo Ochoa cuando la gestión en el hospital "se puso en tela de juicio" y aseguró que desde el inicio del proceso siempre ha mostrado que no tenía "nada personal" contra los médicos que estuvieron imputados.

Al ser preguntada por si el auto de la Audiencia de Madrid le haría cambiar de opinión acerca de los facultativos que fueron destituidos en la crisis, la presidenta aseveró no tener información suficiente en ese momento para saber "exactamente" cuál era la respuesta a esa cuestión porque no había leído la resolución judicial.

No obstante, señaló que "los cargos de confianza que no se han ganado por oposición, sino que fueron nombrados por un determinado Gobierno, fueron relevados en ese momento". "Se había puesto en tela de juicio la actuación de estos médicos", manifestó Aguirre, quien indicó que, al no haber leído el auto, no quería "aventurar nada".  

Etiquetas