Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

.

“No quiero que mi hija vuelva a abrirse la cabeza en el parque”

Arancha Peñafiel critica el retraso del Ayuntamiento de Utebo en sustituir la grava del suelo del parque infantil donde hace un año se cayó su hija. Fuentes municipales aseguran que en breve se cambiará el pavimento.

Hace un año, Laura, la hija mayor de Arancha Peñafiel, resbaló en la grava de un parque infantil de Utebo (Zaragoza) y cayó al suelo, dándose un fuerte golpe en la cabeza que precisó de cinco puntos de sutura. Tras aquel susto, Arancha reclamó al Ayuntamiento que sustituyera el pavimento por otro más seguro pero, según denuncia ahora, “todo sigue igual o incluso peor”.

El parque está situado detrás de la urbanización Ciudad Maya y fue construido hace seis años aproximadamente. Arancha acude con sus hijas Laura y Carla todas las tardes, dada la proximidad de su domicilio. La zona de juegos está separada por un bordillo del espacio peatonal pero “muchas veces está lleno de la grava que se escapa del área infantil. Simplemente con andar la sacas fuera”, relata. El accidente se produjo el octubre pasado. Esta madre, indignada por el suceso, se reunió con el alcalde, Miguel Dalmau, para exponerle el problema y exigir una solución. “Le pedimos que se sustituyera el suelo por uno de caucho porque hay muchas caídas por el mismo motivo”.

Según comentó, “me dijo que se iba a sustituir pero, a día de hoy, no se ha hecho nada. Solo se cambió de sitio la fuente, que por cierto está estropeada”. “Muchos padres opinan como yo. No me gusta que esto siga así porque no quiero que mi hija vuelva a abrirse la cabeza, ni que a ningún niño le ocurra lo mismo”, menciona. También se podrían plantear la idea de “instalar una valla para que los pequeños no salgan a la carretera que rodea esta área y evitar así el peligro”.

Este parque está “descuidado y desatendido”, con “papeleras oxidadas, suciedad… Hay una dejadez total”, critica. En el suelo junto a los columpios hay en ocasiones “bastantes colillas, cáscaras de pipas e incluso cristales”

Peñafiel apunta también que “hay muchos excrementos de perros”, lo que “es una contradicción, puesto que hay un cartel donde se prohibe la entrada de estos animales”. A pesar de esta restricción, el Ayuntamiento instaló recientemente una papelera especial para que los dueños depositen las bolsas con los excrementos.

Esta madre llama la atención también sobre los bancos que se instalaron en esta zona verde de Utebo. “Son muy bonitos, modernos y todo lo que se quiera decir, pero nada prácticos. La gente no se puede sentar y encima si te reclinas te manchas con los adoquines, por no hablar de las aristas, tan peligrosas para los más pequeños”.

Desde el Ayuntamiento, el alcalde recalcó que “tenemos intención de acondicionar ese espacio:_vamos a cambiar los juegos infantiles y a sustituir el pavimento, seguramente por uno de caucho, al igual que se va a hacer en otras zonas de la ciudad”. “En breve saldrá a licitación”, para iniciar así las obras. Miguel Dalmau hizo referencia a que el tipo de suelo actual cumple con la legislación e insistió en que “aunque no sea obligatorio se va a poner un tipo de pavimento diferente”.

Por otra parte, el primer edil señaló que los bancos instalados en el parque “entraban dentro de un proyecto urbanístico”. Respecto al tema de la suciedad, explicó que la limpieza de esta área es “una tarea diaria” de las brigadas, aunque reconoció que “puntualmente puede ocurrir que algunos puntos estén sucios”.


Etiquetas