Despliega el menú
Sociedad

SETAS

Las setas comestibles más buscadas no se incluirán en la lista de hongos en peligro

Medio Ambiente y expertos trabajan en el borrador de especies que necesitan protección.

Se calcula que en Aragón puede haber más de 3.000 especies de hongos con macromiceto (con fruto visible en forma de seta en la superficie), de las que ya se han catalogado un total de 1.843 especies en el borrador del catálogo o atlas de hongos de Aragón. La elaboración de este catálogo y de una lista roja de especies en peligro de extinción son dos proyectos que se están llevando a cabo desde del Departamento de Medio Ambiente en colaboración con expertos en micología, dentro de la política propia del departamento para una mejora de la gestión forestal que permita la conservación de la diversidad biológica de nuestro medio natural. Estos datos fueron dados a conocer ayer por Anabel Lasheras, directora general de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad de la citada consejería, durante la inauguración de las XXI Jornadas Micológicas que anualmente organiza el Grupo Micológico Caesaraugusta.

La conferencia corrió a cargo del experto micólogo y fotógrafo de la naturaleza Carlos Sánchez, quien aseguró que la mayoría de las setas comestibles habitualmente más buscadas por los aficionados a la micología, como boletus, robellones, trompetillas, setas de cardo, colmenillas y otras, no estarán incluidas en principio en la lista roja de especies amenazadas, al menos por el momento, aunque en el futuro podrían verse amenazadas si proliferan las prácticas de esquilmación detectadas esta temporada en algunas zonas de la provincia de Huesca, protagonizadas por cuadrillas de recolectores ilegales.

Sánchez puso de manifiesto que esta gran diversidad y cantidad de especies supone en sí misma un obstáculo para avanzar en la identificación y protección de las especies amenazadas. Las setas más raras, en principio, aparecen en algunas zonas desérticas o esteparias de los Monegros, aunque también hay otras que tienen su hábitat en zonas más húmedas y en bosques. Algunas de estas setas están incluidas en la única lista roja de especies amenazadas de la Península Ibérica, que solo incluye 67 especies de hongos.

La intención del Departamento de Medio Ambiente es colgar en internet el atlas de hongos en cuanto esté elaborado. Lasheras informó también de que se firmarán convenios con las agrupaciones micológicas para poner a su disposición cuatro colecciones de 150 setas deshidratadas cada una para exponerlas en jornadas y charlas con fines didácticos.

Etiquetas