Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

CIENCIA

Las respuestas al Universo tendrán que esperar, al menos, hasta marzo de 2009

La avería del gran acelerador de partículas, que se detectó el pasado sábado, impedirá su puesta en marcha antes de marzo.

Hace poco menos de dos semanas era el experimento que concentraba la atención del mundo entero porque iba a dar respuesta a las grandes preguntas del Universo. Pero ahora, la llamada "máquina de Dios", deberá mantenerse apagada hasta la próxima primavera. El Consejo Europeo para la Investigación Nuclear (CERN) comunicó que ese es el tiempo que se tardará en poder volver a poner en marcha su gigante acelerador de partículas, conocido como el Gran Colisionador de Hadrones (LHC).

El enorme experimento, albergado en un túnel subterráneo cerca de Ginebra, en Suiza, sufrió una avería el sábado pasado, después de diez días de funcionamiento. El LHC utiliza una serie de imanes para acelerar protones -pequeñísimas partículas subatómicas- a velocidades extremadamente rápidas, recreando de esta manera las condiciones en que se encontraba el universo fracciones de segundo después del Big Bang, hace más de 13.000 millones de años.

El director general del laboratorio, Robert Aymar, admitió en un comunicado que "después del muy exitoso comienzo de operaciones del LHC el 10 de septiembre, esto es indudablemente un golpe psicológico". Sin embargo, se mostró confiado en que podrían solucionar los problemas.

Sector sin comprobar

Según el físico chileno Jorge Mikenberg, uno de los más de 10.000 científicos que trabajan en el mayor experimento físico de la historia, la avería en el acelerador de partículas del CERN se debió a la falta de comprobación de un sector a alta energía.

Este sector, llamado 3-4, no había sido comprobado a altas energías antes de la puesta en marcha del LHC el pasado 10 de septiembre "porque no dio tiempo".

"Siete de los ocho sectores pudieron ser probados a altas energías de 5 TeV (taraelectrovoltios), antes del día 10 pero faltó uno", explicó Mikenberg.

El día de la puesta en marcha del LHC el sector ahora averiado no tuvo problemas porque en todo el experimento, que tenía como fin solo comprobar el funcionamiento del acelerador, se utilizó baja energía. "Pero fue un gran triunfo porque pudimos ver que el acelerador funciona, y los detectores pudieron ya captar datos", aseveró el científico.

Cuatro enormes detectores -ATLAS, ALICE, LHCb y CMS-, instalados en el acelerador a modo de radares para observar las colisiones frontales entre los protones, serán los encargados de observar los millones de datos que generen los choques. Con respecto a la avería, Mikenberg explicó que el problema fue "que una de las conexiones de los cables conductores no estaba bien conectado. Provocó un cortocircuito en el sistema de vacío y por tanto soltó helio". Esa avería, además, dañó parcialmente a dos de los imanes superconductores.

"Como todo el mecanismo está a una temperatura de menos 271,2 grados Celsius, para repararlo hay que calentarlo hasta alcanzar la temperatura normal, lo que llevará 3 o 4 semanas, y después volverlo a enfriar, lo que costará 3 o 4 semanas más", agregó el físico.

Es por ello que las autoridades del CERN consideran que el acelerador no volverá a estar en funcionamiento hasta la próxima primavera boreal, dado que cada año todas las instalaciones se paran de diciembre a marzo para hacer revisiones y no gastar energía.

Etiquetas