Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

METEOROLOGÍA

Las fuertes lluvias azotan la Comunidad Valenciana mientras continúa la alerta

Un hombre muere de un infarto en el municipio de Riola de la impresión de ver cómo se inundaba su vivienda.

Las lluvias registradas en la Comunidad Valenciana, que alcanzaron los 330 litros por metro cuadrado en cuatro horas, provocaron cortes de carreteras, cierre de colegios, rescates de personas atrapadas en sus vehículos e importantes pérdidas en las cosechas de arroz. Estas precipitaciones de "tipo cálido", que comenzaron a caer a media tarde del martes, afectaron especialmente a Sueca y Riola, en la comarca valenciana de la Ribera Baja, y Elche, en Alicante, donde numerosos vecinos achicaban el agua que entró en sus viviendas o comercios.

Por ello, la Generalitat mantuvo la preemergencia en el litoral de Alicante y Valencia y la amplió al interior de ambas provincias. Por su parte, la Dirección General de Protección Civil extendió el aviso de lluvias intensas y persistentes en Castilla-La Mancha, de manera especial en Albacete, y en Murcia.

En Sueca, numerosos comercios se vieron afectados por el agua, que inundó sótanos y bajos, como una agencia de viajes, una peluquería o una tienda de trajes de valenciana, donde el agua alcanzó el medio metro de altura y causó importantes daños materiales. Mientras, en Riola, un hombre de 72 años falleció el martes de un infarto cuando se inundaba su vivienda. Los vecinos explicaron que sufrió el ataque después de abrir la puerta de la terraza, ya que, al ver que el agua "se le venía encima, se puso muy nervioso y el sofoco le provocó el infarto".

Entre las 9.00 del martes y la misma hora de ayer se recogieron 390 litros por metro cuadrado en el azud de Sueca, pero 320 de esos litros se recogieron en tres horas, de las 16.30 a las 19.30 del martes, y 144,4 en una hora, entre las 17.00 y las 18.00 horas del martes.

Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la precipitación acumulada en una hora es la más alta desde que hay registros en la comunidad, a finales de los años ochenta, y se encuentra entre las tres más altas de España.

Las fuertes precipitaciones también provocaron el corte de cuatro carreteras, la N-332 en Cullera y otras tres comarcales, el cierre de colegios públicos e institutos de Riola, Sueca y Elche, y numerosos achiques de Bomberos en zonas anegadas por la lluvia.

La Guardia Civil auxilió a cerca de 35 personas que se quedaron atrapadas en sus coches en las carreteras de acceso a las localidades de Sueca y Cullera, y a un matrimonio que no podía salir de su vivienda, situada en una zona de huerta, que había quedado inundada con un metro de agua.

En Jaén

El temporal no mejoró en Andalucía. Los vecinos de Torreblascopedro (Jaén) no habían terminado de limpiar el lodo y el barro de sus casas cuando llegó una nueva tormenta en la madrugada del miércoles que dejó importantes daños materiales. Los afectados reclamaron que se mejore el sistema de canalizaciones en la ciudad para evitar nuevos incidentes.

La tromba de agua que cayó en la provincia jienense dejó cerca de 60 litros por metro cuadrado y provocó una veintena de salidas de los Bomberos por inundaciones en calles y viviendas.

Los problemas se centraron en los municipios de Linares, Torreblascopedro y Mengíbar, donde ayer los servicios municipales evaluaron los daños. El mismo cuadro se repitió en Campillo del Río y Mengíbar, donde las lluvias provocaron además que una familia y una anciana que vivía sola tuvieran que ser desalojadas de su vivienda ante el riesgo de derrumbe. Una joven tuvo que ser rescatada en su domicilio al sufrir un ataque de ansiedad.

Etiquetas