Sociedad
Suscríbete por 1€

SALUD DEL MENOR

Las bacterias pueden ser elementos clave en la muerte súbita de lactantes

Investigadores británicos aseguran haber encontrado una asociación entre algunos gérmenes y casos de muerte súbita sin explicación en lactantes, según un estudio publicado en la edición del sábado de la revista médica 'The Lancet'. El síndrome de muerte súbita del lactante afecta a niños menores de un año, en su mayoría varones y con variaciones según las estaciones (con mayor efecto en el invierno).

El análisis llevado a cabo por Neil Sabire y sus colegas pediatras de Londres se realizó sobre la autopsia de 507 bebés (de una semana a un año), fallecidos entre 1996 y 2005. Del total de muertes, 379 fueron catalogadas como inexplicables, 72 por causas no infecciosas (malformación cardíaca congénita o accidente) y 56 debido a una infección bacteriana (meningitis o neumonía).

Los científicos analizaron muestras sanguíneas de los niños para constatar la presencia de gérmenes. Se encontró que bacterias susceptibles de provocar septicemias (infección sanguínea generalizada), como el estafilococos dorado y la escherichia coli, estaban más presentes en los casos clasificados considerados inexplicables que en aquellos con orígenes infecciosos.

Esto sugiere que la infección por estos gérmenes podría estar asociada a esos casos de muerte súbita en lactantes, señalan los autores. No obstante, esta asociación no permite afirmar que esas bacterias sean las causantes de los fallecimientos. Sin embargo sí podrían tener un papel importante en algunas muertes súbitas, por la implicación de toxinas bacterianas que actúan sobre la actividad cardiorrespiratoria y a nivel neurológico, señalan los especialistas británicos James Morris y Linda Harrison en un comentario en Lancet.

Por el momento, los factores de riesgo comúnmente aceptados que favorecerían la muerte súbita en lactantes serían susceptibilidades genéticas; el período de particular vulnerabilidad que es entre los dos y cinco meses; la exposición del niño al humo de tabaco y el dormir boca abajo.

Etiquetas