Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

EN EL ZOO DE MADRID

La Reina da el biberón a una cría de oso panda

La Reina acaricia a uno de los oseznos
La Reina da el biberón a una cría de oso panda
EFE

La Reina ha dado el biberón a una de las dos crías de oso panda que nacieron el pasado 7 de septiembre en el Zoo Aquarium de Madrid, donde ha podido comprobar que evolucionan bien y que se están adaptando al que será su hogar durante los próximos tres años.

Doña Sofía, que es una gran amante de los animales, especialmente de los osos panda, ha visitado por primera vez a los pequeños oseznos, a los que ha cogido, besado y acariciado durante un buen rato, ante la atenta mirada de sus veterinarios, mientras que le explicaban los cuidados que reciben.

Al terminar la visita, dos de las cuidadoras han comentado lo mucho que había disfrutado la Reina con las crías y han relatado que ésta les había dicho, en varias ocasiones, que le gustaban mucho.

El padre de los oseznos, ajeno a la visita, se ha mantenido todo el tiempo campando a sus anchas, tranquilo y comiendo bambú, mientras sus criaturas eran admiradas por todo el mundo.

En declaraciones a los periodistas, la veterinaria Eva Martínez ha destacado "el gran logro que supone el hecho de que, por primera vez, se produzca fuera de Asia un parto gemelar".

Las crías, que saldrán de la incubadora en unas dos semanas, todavía no tienen nombre porque, como manda la tradición china, hay que esperar al menos cien días para ponérselo.

Los oseznos, ambos macho, aunque inicialmente se pensaba que uno de ellos iba a ser hembra, tienen los ojos abiertos pero su vista no es todavía buena, y pueden levantar la cabeza y arrastrarse de manera inestable.

Tras recorrer las instalaciones donde están los osos panda, la Reina ha aprovechado para visitar, ya de forma privada, el resto del zoológico de Madrid.

La veterinaria ha dicho que el nacimiento de estos animales y su posterior crianza es un "gran logro" a nivel mundial, porque se trata de una especie en "gravísimo" peligro de extinción.

En su hábitat natural estos osos no superan los 1.600 ejemplares y en zoológicos, fuera de China, viven 36. De los ocho pandas que actualmente están en Europa, cuatro se encuentran en el Zoo Aquarium de Madrid.

Cada osezno pasa unas cinco horas con la madre y las cinco siguientes en la incubadora, que está dentro de una sala que tiene una pared de cristal, lo que permite que los usuarios del zoo contemplen cómo duermen las crías y cómo son alimentadas por los criadores con un biberón.

El equipo de expertos encargado del cuidado de los nuevos pandas eligió este sistema porque las hembras de estas especie sólo se ocupan de una cría, por lo que desde el principio dejan sólo a uno de los oseznos con la madre, que cambian por el otro cuando pasan unas horas.

A pesar de lo complicado que es que estos animales se reproduzcan en cautividad con éxito, las dos crías están creciendo "a un ritmo vertiginoso, de manera espectacular y con cambios que se aprecian a diario", y cada día se mueven más y gimen cuando quieren algo, aunque aún pasan la mayor parte del día durmiendo.

Sus criadores han comentado que la madre es muy cariñosa con los oseznos y en cuanto le retiran uno demanda que le den el otro, e incluso parece que los distingue, mientras el padre no se ocupa de ellos, dentro de lo que es habitual en la especie.

Estas dos crías, que son propiedad del Gobierno de China, vivirán durante tres o cuatro años en el Zoo Aquarium de Madrid y luego serán trasladados a otro centro para que se reproduzcan, dentro del programa internacional de crías de osos panda gigantes.

Etiquetas