Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

TERRIBLE INCESTO EN AUSTRIA

La Policía descarta que Fritzl abusara también de sus hijos nacidos en cautiverio

La policía austríaca descartó  que Josef Fritzl hubiera abusado sexualmente de los seis hijos nacidos de la relación incestuosa a la que obligó durante 24 años a su hija Elisabeth, a quien mantuvo encerrada en un sótano de su propia vivienda.

"En el caso de Kerstin (la mayor de los hijos) lo podemos descartar con toda seguridad, y asumimos que lo mismo vale para los otros hijos", según dijo el jefe de la investigación policial, Franz Polzer en una multitudinaria rueda de prensa en la localidad de Zeillern, cerca de Amstetten.

Tres días después de conocerse este macabro caso, Polzer dijo que este delito tiene "claramente un motivo sexual" y que "los resultados de la investigación demuestran con claridad que el acusado actuó solo. No hay indicios ni técnicos ni biológicos de que exista un encubridor, aunque no se puede descartar nada".

Las pesquisas se prolongarán durante meses, ya que la Policía tiene intención de interrogar a un centenar de personas que pasaron por la casa de los Fritzl en los últimos 25 años.

Polzer explicó que la policía recibió la semana pasada una "información anónima" que anticipó que Fritzl, técnico electricista de 73 años, y su hija Elisabeth, de 42, iban a acudir el pasado sábado al hospital de Amstetten, para visitar a Kerstin, la hija mayor, internada en estado grave.

Según el jefe de la investigación, entonces se decidió esperar en la clínica, donde finalmente ambos fueron detenidos.

 

En busca de cómplices

Según van avanzando las investigaciones sobre qué es exactamente lo que ocurría en los 60 metros cuadrados en los que vivían encerrados los hijos de Fritzl, la Policía comienza a tener inseguridades sobre la existencia o no de algún cómplice en el crimen, tal y como se viene comentando en los últimos días. La existencia de fotografías e, incluso, de un vídeo en el el 'monstruo de Amstetten' toma el sol, recibe un masaje e, incluso, monta en elefante en Tailandia durante sus vacaciones allí, abre las sospechas sobre si su estilo de vida permitía mantener a cuatro personas encerradas en un sótano, a las que tenía que dar de comer ya tender regularmente. Sin embargo, las autoridades austriacas plantean que el hombre podría haber dejado el sótano repleto de comida durante su ausencia, por lo que no ven evidencias de que Fritzl actuara acompañado.

En este sentido, también se investiga si alguien más aparte de Fritzl sabía la combinación que abría la puerta de a la 'casa de los horrores' para poder sacar a Elisabeth y a sus hijos del sótano en caso de que a él le pasara algo.

Además, según una información de RNE, Fritzl había dispuesto en la puerta de entrada al sótano un sistema por el que, si por cualquier causa no podía acudir al sótano, pudiera abrirse desde dentro, aunque se desconoce si Elisabeth y sus hijos conocían este detalle. 

El calvario de Elisabeth

En los interrogatorios, la policía fue informada por Elisabeth sobre el calvario vivido durante esos años en el calabozo de Amstetten, donde fue violada sistemáticamente por su padre y dio a luz a siete hijos, de los que uno murió apenas nacer.

En cuanto a los detalles de la investigación sobre lo sucedido en la esta nueva "casa de los horrores", Polzer comentó que se ha descubierto que la puerta de acceso al zulo subterráneo (dividido en cinco habitaciones) había sido reforzada con hormigón para aumentar su peso hasta unos 300 kilos.

A través de esa puerta, de un metro de alto por unos 60 centímetros de ancho, el acusado pudo introducir electrodomésticos como una lavadora, una cocina, un refrigerador y un congelador.

"Así era posible sobrevivir allí", dijo el jefe de la policía de Baja Austria, quien recordó que la puerta disponía de un mecanismo que permitía después de un cierto tiempo abrirla desde adentro "con la ayuda con una herramienta".

La prioridad ahora es analizar minuciosamente los últimos 24 años. "Los años anteriores son secundarios y será investigados más adelante", señaló Polzer respecto a informaciones periodísticas sobre supuestas condenas a Fritzl por la violación de una mujer en 1967.

También se ha a cogido con cautela su supuesta relación con un asesinato nunca esclarecido de una joven de 17 años, ocurrido en 1986 en la cercana localidad de Mondsee, donde regentaba entonces una pensión. La Policía austríaca anunció que ha iniciado "de forma rutinaria" una revisión de ese caso, jamás esclarecido.

Por otra parte, Berthold Kepplinger, jefe del centro para pacientes especiales de Amstetten, dijo que los siete familiares directos de Fritzl, incluyendo su hija Elisabeth y su esposa, están internados en un sector privado de la clínica.

Tres hijos fruto de las reiteradas violaciones vivían con los abuelos, a quien supuestamente se los había enviado su madre, mientras que otros tres permanecían bajo tierra con ella.

"Los que estuvieron encerrados deben acostumbrarse a la luz del día y equilibrar sus deficiencias de orientación", explicó Kepplinger en una rueda de prensa.

El médico agregó que los tres hijos que vivían con la familia están "muy felices" de estar finalmente unidos a su madre, mientras que ésta "no para de hablar" con su propia madre, Rosemarie.

Para Alexander, el hijo de 12 años, se organizó ayer una improvisada fiesta de cumpleaños con una tarta, relató Kepplinger.

Todas las autoridades locales involucradas en el esclarecimiento de este caso y el cuidado de las víctimas pidieron que se respete la intimidad de las víctimas, cuyo abogado, Christoph Herbst, dijo que no concederán entrevistas.

Etiquetas