Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

TENDENCIAS

La moda aragonesa se luce en Madrid

El Salón Internacional de la capital tiene a la comunidad autónoma como invitada y han acudido 24 firmas.

El stand de Montserrat Jimeno
La moda aragonesa se luce en Madrid
ANA USIETO

Calidad y diseño son las dos palabras que más se repitieron ayer en la zona que ocupa la representación aragonesa en el Salón Internacional de la Moda de Madrid, uno de los más importantes del sector, que se inauguró ayer y que se celebra hasta hoy. Una edición que tiene como invitado especial a Aragón, que ha llevado hasta allí una variada y nutrida muestra de lo que se hace en la comunidad en lo que a moda se refiere.

Con el apoyo de la FITCA (Federación de Industrias Textiles y de la Confección de Aragón), el certamen recibe este año a 24 firmas aragonesas, desde las más consolidadas, que llevan acudiendo a la cita muchos años, hasta diseñadores para los que la de 2011 es su primera incursión en el Salón. La oferta es también muy diversa: prendas de punto, tallas grandes, diseño artesano, artículos de piel, calzado, accesorios, alta bisutería, lencería, ropa adaptada para personas con necesidades especiales?

Experimentados unos, bisoños otros, todos coincidieron en que en el proceloso mar del mercado actual una buena alternativa para las producciones textiles aragonesas es apostar por distinguirse y convencer a un cliente exigente que aprecie la calidad.

Encontrar un hueco

Montserrat Jimeno lleva 28 años creando las colecciones de la marca que lleva su nombre. Con tienda en Zaragoza, es la primera vez que se muestra en el SIMM: «La FITCA me animó, la idea de venir con otros compañeros me pareció una buena oportunidad para acudir más arropada y recibir consejos en áreas en las que no me desenvuelvo habitualmente, como con clientes extranjeros». Para Jimeno, «la crisis lo que ha hecho es diversificar y segmentar, de manera que ahora de lo que se trata es de encontrar ese hueco. Ahora no todo es cuestión de cantidad, como antes, sino que se puede vender con un goteo constante, y es en este sentido donde también me he dado cuenta de lo importante que es haberme mantenido fiel a mi estilo, al margen de lo que no fuera moda». Un estilo que se cimenta en prendas muy estructuradas, casi escultóricas, con particular devoción por tejidos de altísimas calidades, como el lino, y el punto, también para complementos.

La obsesión por el producto de calidad es también el santo y seña de Carmen Palacio, quien, desde la localidad oscense de Albalate de Cinca, trabaja desde hace un año en poner en pie su firma de prendas de tejido algodón con crochet hecho a mano. Carmen está convencida de que hay público para sus prendas de alta calidad, y también alto precio: «Hay gente que prefiere tener menos cantidad, pero bueno. También nos hemos dado cuenta de que muchos de nuestros clientes repiten».

Igualmente 'novata' en el Salón Internacional de la Moda de Madrid es Laura Murillo, quien lleva desde 2004 siendo el alma creativa de La Planta Cactácea, una marca de alta bisutería hecha artesanalmente en Binéfar. En Madrid está estos días por partida doble, en el SIMM y en otra feria especializada, Bisutex, que se celebra a la par. Para ella, el Salón supone tomarle la medida a sus productos en el campo más amplio de la moda. 'Sin pinchos' y 'Písame que llevo chanclas' son las dos colecciones que presenta esta oscense, para quien es importante seguir las tendencias: «Aunque mi estilo es muy personal, estoy informada de lo que se lleva, y eso me permite adaptar mis diseños», cuenta. Su original trabajo trata de «reivindicar la belleza de las cosas sencillas» y experimenta con nuevos 'maridajes' de materiales. Así, mezcla lino, cuero o plástico con orfebrerías de oro y plata.

Para Sarai Camejo, de la marca de moda femenina La Noire, es importante «acudir a Madrid como una plataforma». Cree que «es posible venderse como comunidad».

Junto a estos ejemplos, otros como los de Carmen y Asun Landa, viejas conocidas en el Salón con sus firmas de complementos, ropa y zapatos La Begum y Carmenchu. La cita de Madrid les sirve para «encontrarse con su cartera de clientes», aunque no descartan la posibilidad de abrir nuevas puertas. Para Carmen, el gran reto ahora es «salir al exterior, a Italia, por ejemplo, donde hemos tenido grandes pedidos», pero para ello hacen falta fuertes inversiones y la coyuntura no ayuda. Aún así, alabó la labor de FITCA en este sentido. En el 'stand' de Carmenchu causaron sensación, por ejemplo, sus fulares aterciopelados de colores vivos («cuando hace frío hay que compensar con la alegría de los colores», dice Carmen) y, sobre todo, su remarcable colección de sandalias de esparto para el próximo verano.

Encuentro con el cliente

Otro ejemplo de visitante experimentado es Escolá, la firma de géneros de punto con más de 60 años de historia en el sector textil de Aragón. Carlos García, su director comercial, explicaba que en su caso tienen la cartera de clientes completa: «La feria nos sirve como punto de encuentro con nuestros clientes. Atenderles es muy importante para nosotros porque nuestros productos, por su calidad y diseño, tienen un alto precio y tenemos que aportar un valor añadido». Para Escolá, el hecho de que Aragón sea la comunidad invitada, va a hacer que este SIMM sea «mejor».

El consejero de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, estuvo ayer presente en la inauguración del Salón de la Moda, en un acto que contó también con la presencia del presidente de la FITCA, Bartolomé Arranz, y el vicepresidente del Instituto Español de comercio Exterior, Fernando Salazar.

Además de los 'stands' de las firmas aragonesas, la comunidad estará presente hoy a través de dos encuentros, uno sobre la proyección internacional de las marcas aragonesas y otro de presentación de la Plataforma Euromediterránea de Producción, ambos auspiciados por la FITCA.

Etiquetas