Despliega el menú
Sociedad

Inversión turística

La JMJ alimentará las arcas públicas y «venderá» Madrid, según la organización

El 70% de los costes de la cita con el papa ha sido costeado por los peregrinos. El otro 30% corresponde a aportaciones de empresas y donativos de particulares.

Medio millón de peregrinos extranjeros y un centenar de empresas españolas financian una «fiesta» que alimentará las arcas públicas y venderá la «marca Madrid» por todo el mundo, según afirma el director ejecutivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), Yago de la Cierva.

Cálculos de la organización cifran en unos 50 millones de euros el coste de la cita de los jóvenes con el papa Benedicto XVI, el 70% de los cuales (39,5 millones de euros) ha sido costeado por los peregrinos que se han inscrito para participar.

El otro 30% han sido aportaciones dinerarias de empresas y donativos de particulares, detalló en rueda de prensa el director financiero de la jornada, Fernando Giménez Barriocanal, quien subrayó que la JMJ tendrá un «coste cero» para las administraciones.

Para demostrar que no se ha «gastado ni un euro más de lo que se disponía», la organización ha hecho públicos los datos de ingresos y gastos y recordado que la compañía Price Waterhouse realizará una auditoría de control de las cuentas del evento.

Recaudación

En cuanto al dinero que dejará en Madrid la celebración, De la Cierva explica que, según la Cámara de Comercio, el turista medio se gasta unos 97 euros al día.

«Con un criterio prudencial hemos pensado que nuestra gente es muy sobria y hemos calculado que gastarán la mitad que un turista normal; para la JMJ tenemos 700.000 personas de fuera que están aquí seis días, haz el cálculo», dice.

Además, según De la Cierva, hay que sumar que todas las contrataciones se han hecho con empresas españolas y los gastos de manutención se quedan en la red de restauración madrileña.

«Por no contar los intangibles. El refuerzo de la marca Madrid, que va a estar presente en todas las televisiones del mundo durante varios días. Eso se paga, pero no tiene precio», destaca.

También se muestra convencido de que «esto es una inversión turística espectacular en un momento en que España no da buenas noticias hacia afuera y en que la marca España y la marca Madrid están deterioradas».

Empresas del Ibex, patrocinadoras

Prueba de ello es el hecho de que las principales empresas del país -el Banco Santander, Telefónica, FCC, OHL y otras- se apuntaron a financiar el evento sin dudar, argumenta.

De hecho, las empresas formaron una fundación, 'Madrid Vivo' que engloba a las principales compañías del Ibex-35 que se han erigido como patrocinadoras de la JMJ aportando fondos o servicios por valor de un millón de euros cada una.

Así, el Banco Santander ha asumido el 75% del gasto del sistema de inscripciones, Telefónica ha ofrecido servicios de conexión y difusión a través de las redes sociales y la fibra óptica de los centros internacionales de prensa, y Bankinter ha asumido los costes de la página web.

Según la JMJ, las grandes empresas han aportado unos 15 millones de euros en efectivo que, al igual que los donativos de menor cuantía, se podrán desgravar, ya que la cita ha sido declarada «acontecimiento de excepcional interés público», un extremo que ha provocado críticas de quienes consideran que supone un beneficio indebido para la Iglesia Católica.

Los organizadores señalan que esta clasificación la han obtenido este año otros catorce eventos como el campeonato del mundo de balonmano, el tricentenario de la Biblioteca Nacional o la celebración de «Guadalquivir, río de historia»

«Los católicos no podemos estar en régimen de privilegio, pero tampoco de discriminación», subrayó en rueda de prensa Giménez Barriocanal.

Osborne donará el vino para la misa

A estas grandes compañías se suman otro centenar de empresas colaboradoras que han aportado sus servicios o productos de forma gratuita como Osborne, que ha donado mil litros de vino de misa, o la asociación de empresas mayoristas hortofrutícolas, que donarán 28.000 kilos de fruta.

«Todo se ha hecho en mesas de contratación con cuatro o cinco candidatos, y entonces se aprieta y se aprieta y se baja el precio y se negocian las condiciones de pago», dice De la Cierva, quien asegura que «curiosamente el presupuesto inicial se ha ido reduciendo, creo que unos nueve millones de euros en los últimos meses, y espero que baje un poco más».

Con esto y un «esfuerzo de sobriedad», el presupuesto estimado está «muy por debajo de las anteriores JMJ, un 20% por debajo de Sidney, un 17% por debajo de Colonia y de Toronto, ni te digo, y eso que han pasado once años».

¿Dinero público?

Grupos como Europa Laica o el Foro de Curas de Madrid, organizadores de la protesta en contra de la JMJ, aseguran que estas cifras son inciertas, y que el evento costará unos 100 millones de euros de los que el Gobierno habrá puesto 25 y el Ayuntamiento y la Comunidad Autónoma otros 25 millones.

Preguntado por ello, De la Cierva asegura que es «una afirmación sin pruebas que deben explicar», y que no existe ninguna partida de ninguna de las administraciones en favor de la JMJ.

«¿Cuál es el precio de mercado de un aula vacía de una semana de agosto? Estos señores le ponen precio y dicen esto cuesta esto, pero eso no es un dato, es una opinión», dice.

Y se pregunta «¿cuánto paga el Real Madrid cada vez que usa la Cibeles? ¿cuánto pagamos nosotros por la manifestación del Basta Ya? ¿A la Asociación de Víctimas se les cobro el uso de la Gran Vía y el Paseo de Recoletos?... ¡Espero que no!».

Etiquetas