Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

CIENCIA

La huella digital permite saber el color de los ojos y del pelo

Los progresos en los métodos de investigación posibilitan desvelar incluso el origen geográfico de un individuo por su marca dactilar

La realidad supera cada vez más a la ficción. Si los métodos que emplean los agentes de la serie televisiva ‘CSI’ para resolver los casos nos parecen de película, lo cierto es que en la Medicina forense española se están empleando métodos de identificación que permiten saber, a partir de una huella dactilar, el color de los ojos y del pelo, o incluso el origen geográfico, del dueño de la marca digital. Así lo indicó ayer el profesor Ángel Carracedo, experto en Medicina forense.

Carracedo, catedrático de Medicina Legal de la Universidad de Santiago de Compostela (USC)_y especialista en genética forense, indicó que los nuevos métodos de identificación permiten obtener “cada vez más características físicas”. El equipo de Carracedo recibió el encargo de las autoridades judiciales de Colombia para efectuar un análisis genético que, hace ahora un año, determinó que las muestras de un joven acogido en un orfanato de Bogotá, Enmanuel, permitían concluir que era hijo de una rehén de las FARC en la selva de Colombia.

El experto forense reconoció que ha recibido peticiones parecidas del Reino Unido y Suecia para resolver “casos muy importantes”, pero evitó dar detalles al señalar que “la mayoría de casos están sub iudice”.

Carracedo hizo estas declaraciones en la inauguración del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (Idis).

El tema forense “suele ser muy mediático, pero hay otras líneas que tienen igual impacto científico”, dijo el experto en temas de genética, y destacó que el Idis, fruto de la colaboración de la USC con el complejo hospitalario universitario de Santiago de Compostela, pretende desarrollar numerosos programas.

El centro tiene un área dedicado a la epidemiología y la salud pública y otra a la genética, que agrupa especialidades en temas cardiovasculares, osteoticulares, cáncer, neurología, endocrinología y nutrición. Carracedo subrayó que todos esos ámbitos disponen de “una producción científica muy buena con muchas publicaciones en revistas de impacto”.


Etiquetas