Despliega el menú
Sociedad

ARTE URBANO

Nuevo ataque de la 'guerrilla del ganchillo'

Este domingo, el colectivo Urban Knitting Zaragoza ha realizado su segunda acción, abrigando con vivos colores los cañones de la glorieta de Sasera.

Así de coloridos han quedado los cañones
La 'guerrilla del ganchillo' actúa de nuevo
ISA

No son una guerrilla al uso. Sus armas son la lana, el ganchillo y las agujas de tejer. Su objetivo, forrar todo lo que se les ponga por delante para dar un toque divertido y entrañable a la ciudad. Se hacen llamar Urban Knitting Zaragoza y este domingo 'han atacado' de nuevo.

A primera hora de esta mañana, amparadas por la niebla, un comando de estas 'guerrilleras' ha enfundado en abrigadas y coloristas fundas los cañones de la glorieta de Sasera en Zaragoza.

Después de su primera acción, el pasado 22 de octubre, en la que sembraron sus flores de lana frente a la fuente de la Hispanidad, para esta vez han elegido otro emblemático lugar del centro de Zaragoza.

Este grupo se creó en el mes de octubre, después de que Montse se decidiera a trasladar a Zaragoza algo que ya se hace en ciudades como Valencia, Barcelona o Pamplona. "Vi los bolardos forrados de ganchillo en Valencia y pensé: ¿y si se hace algo así en Zaragoza?", explica. Tras ponerse en contacto con KnittingDependencia, un grupo de chicas que suelen quedar para tejer juntas, se decidió a lanzar la iniciativa a través de internet. Hasta el momento, el grupo ha conseguido 82 miembros en su página de Facebook, de los que una veintena colaboran activamente en la preparación de las misiones.

Recuperar las labores

"Queremos demostrar que las labores no son una cosa del pasado, sacar a la calle un trabajo que siempre han hecho las mujeres en casa, y de paso darle un toque de color a la ciudad", dice Montse, quien destaca la juventud de muchas de las integrantes de Urban Knitting Zaragoza.

El movimiento Urban Knitting nació en 2005 en Houston (EE.UU.), cuando una mujer decidió alegrar la puerta de su tienda forrando el tirador. Desde entonces, la fiebre por esta especie de grafitti textil (e inofensivo para el mobiliario urbano) se ha extendido por todo el mundo, y ha llegado a cabinas de teléfono, autobuses y escalinatas con miles de metros de lana tejida. Proyectos ambiciosos que las chicas de Urban Knitting Dependencia no descartan en un futuro.

De momento, para la misión de diciembre están preparando algo grande, para lo que están tejiendo cuadrados rojos de 40 por 40 centímetros. Aceptan la colaboración de todo aquel que esté interesado en ayudar o en formar parte del colectivo, que puede encontrar más información en su blog, en Facebook y a través del correo electrónico: urbanknittingzaragoza@gmail.com

Etiquetas