Sociedad
Suscríbete por 1€

TRÁFICO

La carretera se cobró 39 vidas durante el puente, 3 menos que el año pasado

Los atascos se concentraron de nuevo en la tarde del domingo en los accesos de las grandes ciudades.

La carretera se cobró 39 vidas durante el puente del Primero de mayo, una cifra trágica pero esperanzadora, ya que queda por debajo de los 42 muertos registrados en las mismas fechas del pasado año. Según los datos facilitados por la Dirección General de Tráfico (DGT), desde las quince horas del pasado miércoles se produjeron un total de 32 siniestros que, además de esas 37 víctimas mortales, causaron 18 heridos graves y 9 leves.

En el puente de mayo del pasado año, con un día más, fueron 33 los accidente con víctimas mortales los que causaron 42 muertes y 43 heridos de gravedad. Con todo, el cómputo no se cerrara hasta la medianoche del domingo.

Este año, sólo en la jornada del sábado se contabilizaron 10 accidentes en los que perdieron la vida 12 personas, 8 sufrieron heridas graves y tres leves. De nuevo los vehículos de dos ruedas fueron protagonistas de este trágico cómputo ya que el sábado se registraron cinco accidentes mortales en los que se vieron involucrados ciclomotores en Valencia, Madrid, Málaga, Pontevedra y Lérida.

Uno de los accidentes más graves de todo el puente ocurrió en la madrugada del viernes en la localidad sevillana de Brenes. Una brutal colisión entre un turismo y un camión causó la muerte a cuatro jóvenes con edades entre los 18 y los 21 años y dejó a otro gravemente herido.

Otro de los siniestros más graves ocurrió en la A-1 a su paso por el término municipal de Alsasua, en Navarra. Un matrimonio de jubilados murió tras chocar su turismo contra un camión.

Retenciones

La jornada el domingo, la del cierre de una operación especial en al que se contabilizaron casi siete millones los desplazamientos, estuvo marcada por la congestión y las dificultades. Unas retenciones que proliferaban ya a primera hora de la tarde y que se fueron intensificando en puntos tradicionalmente conflictivos como el paso de Despeñaperros que conecta Andalucía y la Meseta, y los accesos a Madrid y Barcelona.

Las retenciones, que oscilaron entre los diez y los veinte kilómetros en algunos puntos, se sucedieron prácticamente en la seis vías principales que conectan el centro de la península con Cataluña, Levante, Andalucía, Extremadura, Galicia y Euskadi.

Como casi siempre, la mayor concentración de vehículos se dio en las autovías A-4 (Andalucía) y A-3 (Valencia). En la autovía de Andalucía las retenciones se daban en las provincias de Jaén, Ciudad Real y Toledo. En la A-3 los puntos más conflictivos estuvieron en Cuenca (Montalvo, Saelices y Belinchón), y Madrid (Fuentidueña de Tajo). En la A-5 (Extremadura) la circulación más lenta se registraba en Valmojado (Toledo), en a A-6 (Coruña) en Segovia y Villacastín y en la A-1 (Burgos) en San Agustín de Guadalix.

En el entono del Barcelona las dificultades se concentraron en la AP-7 en el Vendrell y en la Roca del Vallé, en ambos casos en dirección a la Ciudad Condal.

A la fuerte afluencia de tráfico contribuyó una benigna climatología que persistió durante todo el puente, con ausencia de lluvia y temperaturas primaverales y veraniegas en algunos puntos.

Etiquetas