Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

CIENCIA

Julian Davies: "Nunca dominaremos a los microbios, nos sobrevivirán"

Este eminente microbiólogo ingresará mañana, como miembro de honor, en la Academia de Medicina de Zaragoza.

PREGUNTA.- ¿Qué hay tras ese sugestivo título, "Todo depende de todo", de su discurso de ingreso en la Academia de Medicina de Zaragoza?

RESPUESTA.- El título responde a una especie de juego. Vengo a decir que igual que los seres humanos estamos interconectados unos con otros y que esa intercomunicación es esencial para sobrevivir, también las bacterias dependen unas de otras, no son independientes, como se creía antes. Unas poblaciones de bacterias producen unas moléculas y otras producen otras, y se comunican, tienen una conexión entre ellas, igual que lo hacen las moléculas de cada bacteria. Forman redes de información y se necesitan unas a otras. Piense, por ejemplo, en el gran número de bacterias que tenemos en el intestino. Allí están en una comunidad estable, intercomunicándose entre ellas y comunicándose además con la célula humana para hacer una simbiosis.

P.- Y, a partir de esos datos, ¿se pueden crear nuevas terapias?

R.- Conociendo esas interacciones, estamos investigando para poder inactivar ciertas moléculas y utilizar ciertas bacterias como antibióticos contra los microorganismos patógenos. Cada vez aparecen bacterias más resistentes. Por ello, los métodos de búsqueda de nuevos antibióticos que solo contemplan una bacteria como algo independiente ya no nos sirven. Ahora hay que interferir en sus redes de comunicación.

P.- ¿El cambio climático influye en la aparición de nuevos microbios?

R.- Lo que está provocando el calentamiento es el cambio de localización de las infecciones. Enfermedades tropicales o circunscritas a ciertas zonas de África, como el paludismo, cambian de ubicación porque los mosquitos que los trasmiten son capaces de vivir en otras zonas que hasta hace poco les eran hostiles.

P.- ¿Cree que la población es consciente de la gravedad de las enfermedades infecciosas, que provocan el 18% de las muertes a nivel mundial?

R.- Seguramente no lo es y, quizás por eso, no se destinan los recursos necesarios para luchar contra ellas. El 80% de las muertes que causan las bacterias son producidas por enfermedades que se trasmiten a través del agua. Si hubiese una potabilización adecuada, se evitaría esa sangría. Incluso en ciudades de países desarrollados puede haber infecciones por contaminación del agua. Es necesario un gran control en la higiene personal y de la calidad del agua para cortar la transmisión de infecciones.

P.- ¿Llegaremos a dominar algún día a los microbios?

R.- Aunque es muy difícil estudiar estas complejas redes de interconexión entre las bacterias, por eso mismo debe ser un reto para la comunidad científica. Pero lo cierto es que nunca llegaremos a dominar a los microorganismos; como mucho, podemos aspirar a convivir con ellos. Tienen una capacidad de adaptación tan grande que es imposible acabar con ellos, ni siquiera con las 1.500 especies que son malas para el ser humano. Entre estas últimas hay bacterias, virus y hongos. El resto son necesarias para la vida.

P.- ¿Por eso usted dijo una vez que le gustaría reencarnarse en un microbio?

R.- Un investigador que ha muerto este mismo año solía decir que cuando el mundo termine solo habrá microorganismos. Ellos estaban muchos millones de años antes de que nosotros poblásemos la Tierra y nos sobrevivirán mucho más tiempo. Así que es mejor reencarnarse como microbio.

Etiquetas