Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

A QUEMARROPA

Joaquín: «No me sé ningún chiste para cambiar la cara a Mourinho»

Entrevista con el futbolista andaluz, uno de los fichajes del Málaga para esta temporada.

Joaquín es uno de los nuevos fichajes del Málaga
Joaquín: «No me sé ningún chiste para cambiar la cara a Mourinho»
OLIVER DUCH

¿Se hace usted 3.000 abdominales como Cristiano Ronaldo?

No, no, 3.000 no. (Risas). No sé exactamente el número, pero ahora nos hartamos de hacer abdominales.

Entonces su tableta es comparable a la de Cristiano...

No tiene nada que ver con la de Cristiano, porque él se pega muchas horas en el gimnasio. Yo no soy de gimnasio, soy más de barrita y otras cosas.

¿En los cromos de fútbol también hay mucho photoshop?

¡Qué va! Nada. Hay años que me sacan horrible. Todo natural.

Lo mismo algunos futbolistas pagan para salir más guapos...

Y seguro que hay alguno que se hace 200 fotos. Hay de 'tó'.

Es que parece que todos los futbolistas son ahora muy presumidos...

Sí, sí. Como somos gente que estamos a la orden del día, nos gusta dar una buena imagen. Y sí, somos bastante presumidos.

¿Quién es el futbolista más guapo?

¡No puedo contestar a eso! Pero hay mucho 'sex symbol' (risas).

¿Usted también es un 'sex symbol'?

No me veo yo... Sí que es verdad que soy bastante presumido y que me gusta vestir bien, pero sex symbol, sex symbol...

¿Qué chiste le contaría a Mourinho para que cambiase esa cara?

No se me ocurre. A ese es complicado cambiarle la cara por muy buen chiste que le cuentes.

Conociéndole, seguro que le dijo algo de los roeles de sudor a Camacho en el Mundial 2002.

No, no hizo falta, él se dio cuenta (risas). Al segundo día dijo que no quería escuchar ni un comentario al respecto. Pero el calor y la humedad era insoportable y no tenía más cojones que aguantar el tirón.

Podría ser el próximo Chiquito de la Calzada...

No, porque Chiquito de la Calzada solo hay uno. Igual yo sería otro artista diferente.

Además es un andaluz muy típico, ¿no?

Muy típico. Me gusta bailar, cantar, los toros...

¿Saldría de espontáneo en Eurovisión?

No. Cantar se me da fatal y desafino mucho.

¿Y en un 'reality'?

Tampoco. Mi vida, aunque no lo crea, es más sencilla. No me gustan los 'embolaos'.

Pero usted, sentido del ridículo poco...

Ninguno.

¿Cómo se puede llegar tarde a un entrenamiento teniendo un Ferrari?

(Risas). Porque lo tuve un mes aparcado sin arrancar y pensé que a estos coches tan caros no se les iba la batería.

¿Cuándo mete la sexta?

Hay veces que ni llego. Intento no ir pasado de revoluciones (risas).

¿Es verdad que daría todo lo que tiene con tal de torear una tarde en La Maestranza?

Es de esos sueños que uno tiene y sabe que no va a cumplir (risas).

Porque ve un toro y echa a correr....

¡Qué va! Una vez delante le echo fibra, seguro.

Pero para meterse en un traje de luces tendría que adelgazar...

No. Me entran de categoría; la percha es de lujo (risas).

¿Cuántas veces ha soñado que sale por la puerta grande?

Muchísimas. Es mi sueño desde chiquitito. Siempre andaba con una toalla para arriba y para abajo. Bueno, que no me puedo quejar de lo que he logrado en el mundo del fútbol...

Lo que no me creo es que su madre le diese de mamar hasta los seis años...

¡Pues llámela! (risas). Estaba la pobre harta de darme la teta. De hecho, me la dio hasta bien metido en los seis años.

¿Será ese su secreto?

¡Quién sabe! Igual me ha servido para tener unas condiciones físicas buenas para el fútbol.

Etiquetas