Despliega el menú
Sociedad

Grimsvötn, al sur del país

Islandia sin vuelos por la erupción de un volcán

Por el momento se ha prohibido el tráfico aéreo en un radio de 200 kilómetros alrededor del cráter. La erupción del Grimsvoetn puede llegar al norte de España el jueves o el viernes

Imagen de un satélite que muestra la concentración de cenizas en el espacio aéreo de Islandia
Islandia cierra su espacio aéreo por la erupción del volcán de Grimsvötn

La autoridad de control aéreo de Islandia (Isavia) cerró ayer el espacio aéreo islandés de forma temporal por la erupción del volcán Grimsvoetn. En un principio optó por prohibir vuelos en un radio de 220 kilómetros alrededor de Grimsvoetn, situado al sur del país, pero decidió ampliarla debido a la propagación de la ceniza.

La amenaza de una nube de cenizas llega cuando se cumple un año del caos aéreo causado por la erupción de otro volcán en la isla, el Eyjafjallajoekull. Entonces, el tráfico internacional de toda Europa quedó afectado durante semanas, con miles de pasajeros atrapados en los aeropuertos.

Aunque la nube de ceniza llegó a alcanzar el sábado los 20.000 metros de altura, los expertos indican que se trata de un tipo más espesa que la del Eyjafjallajoekull, por lo que no se puede desplazar tan rápido.

Sin embargo, la ceniza podría llegar al oeste de Francia o al norte de España en torno al jueves o viernes, si continúa la intensa erupción desencadenada el sábado, según informaron las autoridades meteorológicas.

Las autoridades islandesas ordenaron el cierre del aeropuerto internacional de Keflavik, el más importante del país, como medida de precaución. Esta decisión obligará al cierre de otras instalaciones aeroportuarias. «Las cenizas se extenderán hoy (por ayer) por todo el espacio aéreo del país, según las predicciones de distribución para las próximas seis horas, lo que desembocará en el cierre de la mayoría de los aeropuertos islandeses», comunicó la autoridad de aviación civil, Isavia.

Menos grave que el año pasado

El masivo glaciar, que se encuentra en el sureste de Islandia, está expulsando columnas de humo blanco que ahora ya superan los 15 kilómetros de altura. Sin embargo, el geólogo Hjorleifur Sveinbjornsson considera que no tendrá el impacto de la registrada el año pasado. «Es posible que sea una gran erupción, pero es muy poco probable que se parezca a lo del año pasado», estimó.

Varias localidades del sur de Islandia han sufrido precipitaciones abundantes de ceniza en las últimas horas, a pesar de que el Grimsvoetn se encuentra en una región despoblada y no hay habitantes en un radio de 100 kilómetros alrededor del cráter.

Todo comenzó a las 17.30 GMT del sábado, cuando se produjeron varias erupciones subglaciares que rápidamente rompieron la parte superior de la capa de hielo.

El Grimsvoetn, el volcán más activo de Islandia, entró por última vez en erupción en 2004, y esta se prolongó unos pocos días, afectando al tráfico aéreo islandés por un corto período.

Los geólogos ya habían anunciado que el Grimsvoetn, que suele entrar en actividad cada cinco años, volvería a hacerlo este año.

Etiquetas