Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

INVESTIGACIÓN

Identifican un gen que podría detener la expansión de la mayoría de los cánceres

El descubrimiento supone un avance en la comprensión de cómo se expande el cáncer y se espera que conduzca a nuevos fármacos que detengan la fase avanzada de la enfermedad.

Investigadores de la Universidad de East Anglia en Reino Unido han descubierto un gen que, si se bloquea con los fármacos adecuados, podría detener la expansión de la mayoría de los cánceres. El descubrimiento, que se publica en la edición digital de la revista 'Oncogene', supone un avance en la comprensión de cómo se expande el cáncer y se espera que conduzca a nuevos fármacos que detengan la fase avanzada de la enfermedad, cuando se expande a otras partes del cuerpo.

El gen que han descubierto los investigadores, el WWP2, es un agente de unión enzimático que se encuentra dentro de las células cancerígenas. Este agente ataca y descompone un inhibidor natural del organismo que suele evitar que las células del cáncer se expandan.

Los investigadores descubrieron que al bloquear WWP2, los niveles del inhibidor natural aumentaban y las células del cáncer permanecían inactivas. Si se desarrollara un fármaco que desactivara WWP2, las terapias y cirugías convencionales podrían utilizarse en los tumores primarios sin riesgo de que la enfermedad se desarrollara en otras áreas.Nueva generación de fármacos

Según explica Andrew Chantry, responsable del estudio, el descubrimiento conduciría al desarrollo de una nueva generación de fármacos en la próxima década que podrían utilizarse para detener la expansión agresiva de la mayoría de formas de la enfermedad, incluyendo el cáncer de mama, cerebro, colon y piel.

"La fases avanzadas del cáncer suponen un proceso conocido como metástasis, una fase crítica en la progresión de la enfermedad que en la actualidad no puede tratarse o evitarse", señala Chantry.

Para el investigador el reto ahora es identificar un fármaco potente que pueda llegar al interior de las células del cáncer y destruir la actividad del gen WWP2. "Esto es una difícil tarea, aunque no imposible, más fácil mediante el conocimiento de los procesos biológicos que revela este estudio", concluye Chantry.

Etiquetas