Despliega el menú
Sociedad

CÁNCER

Identifican la clave de la metástasis del tumor de mama

El equipo de Massagué descubre cómo las células cancerígenas usan una hormona para extenderse a órganos como el pulmón.

Un trabajo de científicos de centros de investigación de Nueva York y Barcelona revela cómo las células de tumor de mama utilizan una hormona para enviar células tumorales hacia órganos específicos. Este descubrimiento aporta nueva luz sobre el funcionamiento de la dispersión de células tumorales por el organismo, las metástasis, y supone una nueva diana terapéutica para combatir esta patología.

El estudio ha sido liderado por Joan Massagué en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, en colaboración con Roger Gomis, del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), del que Massegué es director adjunto, y Cristina Nadal, del Hospital Clínic-Idibaps. El artículo se publica hoy en la revista científica 'Cell'.

El nuevo estudio se ha centrado en la hormona o citoquina TGFB (Transforming Growth Factor Beta). Las citoquinas son hormonas que, entre otras funciones, dirigen el movimiento y crecimiento celular. Normalmente, esta hormona suprime el desarrollo de los tumores, pero ya en estudios anteriores se había mostrado que las células tumorales "se apropian" de ella para trabajar en favor del tumor en lugar de suprimirlo.

En este estudio, los investigadores liderados por Massagué han comprobado que la hormona TGFB producida dentro del tumor original de mama promueve la diseminación de las células tumorales hacia los pulmones y las habilita para invadir tejido. En el tumor primario, la TGFB estimula que las células cancerosas produzcan Angiopoietina L-4, otra citoquina. Los resultados del estudio demuestran que cuando las células tumorales pasan a la sangre y se alojan en los capilares del pulmón, utilizan Angiopoietina para romper los capilares e invadir el tejido pulmonar.

El científico Massagué, en un escrito, señaló que el estudio demuestra que esta hormona "realza la capacidad de metástasis de los tumores de mama en humanos y revela cómo las células tumorales aprenden a sacar provecho de las citoquinas, que acaban trabajando para asegurar la propagación del cáncer de mama".

En rueda de prensa, el investigador Roger Gomis, del IRB Barcelona, ejemplificó el proceso como si las células se comportaran ante un semáforo en rojo: "Primero, no respetan la señal, y luego, la utilizan en su propio beneficio" para desarrollar la metástasis. Por su parte, Cristina Nadal, del Clínic, remarcó que el problema es cuando "se pervierte" la función reparadora de la hormona y facilita las metástasis.

El Clínic e IRB Barcelona aportaron y analizaron varias muestras vivas de enfermos con un estado avanzado de cáncer, que permitieron confirmar predicciones realizadas a partir de centenares de muestras de tumor congeladas. En total, analizaron 384 muestras. Los siguientes pasos de los investigadores están destinados a determinar si la TGFB y Angiopoitina también están activas en otros tipos de tumores, y buscar cómo interferir en la acción de estas moléculas para prevenir y tratar las metástasis.

Etiquetas