Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

RESTOS ARQUITECTÓNICOS

Hallan restos arqueológicos en la plaza de la Virgen de Caspe

Las ruinas, entre las que destacan varias piletas, están pendientes de ser datadas por los arqueólogos.

Antiguas piletas que han quedado al descubierto en Caspe.
Hallan restos arqueológicos en la plaza de la Virgen de Caspe
M. CEBRIáN

Las obras de remodelación y saneamiento que se estaban llevando a cabo en la plaza de la Virgen de Caspe han sacado a la luz unos restos arqueológicos, todavía pendientes de datar y estudiar por los arqueólogos, cuyo elemento más interesante a priori son una serie de piletas, algunas de gran profundidad, conectadas entre sí. El descubrimiento, que se centra en una zona de unos 200 metros cuadrados, tuvo lugar a mediados de la semana pasada y el Ayuntamiento ha paralizado los trabajos en el lugar a la espera de que se analicen los vestigios y se tome una decisión sobre qué hacer con ellos.

De las estructuras en piedra que se pueden ver a simple vista, y que durante los últimos días han llamado la atención de los vecinos, el arqueólogo Hugo Chautón destaca las piletas, alguna de las cuales puede llegar a alcanzar los dos metros de profundidad. "Parece claro que se trata de unas estructuras hidráulicas, podrían ser unos pozos de decantación de aguas, pero hay que valorar el conjunto y contar con todos los datos", dice con mucha precaución Hugo Chautón, especialista de la empresa Proesza que ha contratado el Ayuntamiento caspolino.

Canalizaciones y cerámica

Además, también han aparecido canalizaciones de agua de media caña, de diferentes tamaños, trabajados en hileras de sillares. "No es nada extraño, son bastante frecuentes", apunta este arqueólogo, que sí concreta que la sillería de todos los elementos "tiene buena factura, está bien trabajada y se conserva en buenas condiciones". En el centro de la zona afectada hay un gran canto rodado que llama la atención de los curiosos que se acercan por el lugar. Asimismo se han recuperado algunos fragmentos de cerámicas que ayudarán a la inscripción de los hallazgos en una época.

Hugo Chautón no se aventura a datar estas huellas del pasado de la localidad. "Las técnicas constructivas pueden pertenecer a distintas épocas, tenemos que conocer la estratigrafía y valorar el conjunto y toda la documentación y bibliografía que haya de la zona para poder contar con un estudio completo", explica.

La plaza de la Virgen está situada en la confluencia de la calle Mayor con la plaza del Compromiso, enfrente de la colegiata de Santa María la Mayor. "Por la zona han aparecido restos prácticamente desde la prehistoria, y esto tampoco nos ayuda de momento a poder referirnos a una época determinada", añade Hugo Chautón.

Algunos historiadores del municipio apuntan a un posible origen medieval, que incluso se especula con que pudiera ser árabe. También sugieren que estas estructuras tuvieran un uso industrial y corresponderían a un batán, una tenería o incluso la bodega de una casa importante.

La empresa Proesza ya ha presentado un proyecto de intervención arqueológica en el solar y está pendiente de recibir el permiso de la dirección general de Patrimonio del Gobierno aragonés para empezar a trabajar sobre el terreno. La actuación se prolongará entre 20 días y un mes y el equipo estará integrado por dos arqueólogos, además de los operarios necesarios.

"Interesante para el municipio"

El concejal de Urbanismo y Patrimonio del Ayuntamiento de Caspe, Javier Segarra, aseguró que se trata de un hallazgo "muy interesante para el municipio". "Tengo que reconocer que va a suponer un quebranto económico para las arcas municipales, porque somos un Ayuntamiento pequeño y la situación económica es complicada, pero haremos todo lo posible para que, si los restos valen la pena y es viable, que queden visibles y se puedan contemplar de alguna manera", dijo el edil. En cualquier caso, habrá que esperar las conclusiones del informe arqueológico y las medidas que proponga en su momento Patrimonio de la DGA.

Etiquetas