Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

VALENCIA

Hallan el cadáver de una joven con signos de violencia en el rellano de su casa

Un vecino halló este sábado el cadáver de una joven de 16 años con signos de violencia en el rellano de la escalera de un edificio de la calle Periodista Gil Sumbiela, número 70, según informaron fuentes policiales. Tras iniciar la investigación, los agentes han señalado que la última vez que se vio con vida a la joven fue cuando era acompañada por dos amigos con los que había estado hasta las 2.30 horas haciendo 'botellón'. Después sólo uno abandonó el portal dejando a la víctima charlando con su otro acompañante. No se descarta el móvil pasional, ya que una vecina de la víctima asegura que el ex novio de ésta solía ir a llamarla a su casa a pesar de que la madre "lo quería lejos" de ella.

Fue un vecino quien alertó a la Policía sobre las 8.30 de que había encontrado el cadáver de una mujer en el rellano de la escalera. Tras la llamada, al lugar de los hechos se trasladaron varios agentes, que han abierto una investigación al poder tratarse de una muerte violenta. También acudió una unidad del Servicio de Atención Médico Urgente (SAMU), que tan sólo pudo confirmar el fallecimiento de la mujer, informaron fuentes del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU).

Las primeras pesquisas indican que dos amigos acompañaron anoche hasta su domicilio a la joven de 16 años. Según comentaron varios conocidos a los medios de comunicación, la joven hizo 'botellón' anoche, y sobre las 2.30 horas se fue a su casa, acompañada de dos amigos. En concreto, la joven, de nacionalidad española, salió anoche en las fiestas de su barrio, e hizo 'botellón' en el Parque Mofla, según indicaron conocidos. Luego se fue a casa con dos amigos, "que son los últimos que la vieron con vida", según dijeron. Afirmaron que uno de ellos dejó a la joven con el otro chico en el portal, hablando, y que él se fue a casa. La cerradura del portal no estaba forzada, según fuentes policiales.

Asimismo, los conocidos de la joven afirmaron que ésta se distanció de ellos hace unos dos años, porque "empezó a ir con otra gente y a entrar en otro mundo". "Se juntaba con muchos extranjeros". Al respecto, la dueña de un local colindante a la finca en la que vivía, afirmó que "ha pasado lo que ya se sabía, se veía desde hace tiempo que iba a pasar, más que nada por la gente con la que se juntaba".

Esta misma mujer comentó que la víctima dejó hace poco a su novio, y que hace un par de semanas "se les vio discutiendo en la calle". ste, según dijo, "se acercaba con frecuencia a su casa y le llamaba al telefonillo para que bajara, pero su madre lo quería lejos de ahí". No obstante, aseveró que ella "al final, siempre bajaba".

Una persona "muy normal"

La mayoría de los vecinos de la víctima coinciden en que la joven era una persona "muy normal" que "nunca había dado ningún escándalo ni nada". "La niña era muy educada, al igual que la madre, que es una persona muy discreta y trabajadora", afirmó otro vecino.

Asimismo, otra mujer, residente de la finca, indicó que no se ha enterado de nada de lo ocurrido hasta las 9.00 horas, cuando ha escuchado mucho ruido, abrió la puerta y la policía le aconsejó no salir de casa hasta que recogiesen el cadáver.

La joven, llamada Celeste, vivía con su madre, que en la noche de los hechos se encontraba trabajando en turno de noche, ya que es guardia jurado. A unos 20 metros de la vivienda hay una comisaría de Policía Local, en la calle Azucena, y también se encuentra próximo el colegio al que asistía.

Etiquetas