Despliega el menú
Sociedad

PRIVACIDAD en internet

Google no olvida nada

Un 60% de los 690.942 aragoneses que se han conectado a internet en los últimos tres meses, lo ha hecho para buscar algo en Google. Los expertos piden más control sobre los datos personales que almacena el motor de búsqueda.

El presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, habló de libertad en internet en París
El presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, habló de libertad en internet en París
EFE

Nunca olvida una cara y la reconoce en cualquier foto, sin importar el gesto, la luz o el encuadre.

Si estamos en una ciudad desconocida y queremos comer, nos da el mejor consejo según nuestra ubicación y presupuesto. Sin importar qué hora sea, él no descansa. Hasta sabe dónde está Papá Noel.

Su lista de contactos es ilimitada y guarda los números de teléfonos de casi todo lo que importa. Google se ha convertido en el centro de la vida de todo mundo. El 99% de los que buscan algo por internet, lo utilizan como portal principal. Y la mayoría lo visita más de 10 veces por semana.

Además, un 60% de los 690.942 aragoneses que se han conectado a internet en los últimos tres meses, lo ha hecho para buscar algo en Google, una empresa que no tiene rival, y si le surgen, los compra: cada semana, una nueva compañía cae en manos del gigante de California.Problema de privacidad

“El problema surge cuando nadie los vigila. Antes se hablaba de los medios de comunicación, ahora es Facebook y Google”, escribía esta semana en su columna el especialista en tecnología y fundador de TechProgress.org, Natan Newman.

Ambas empresas han sido muy criticadas por sus políticas de privacidad y este año han aceptado que se les realicen auditorías externas para controlar la cantidad ingente de datos que manejan.

Recibir un consejo de dónde comer, teniendo en cuenta la cercanía y el gusto de cada usuario, saber cuántas personas se encuentran comiendo en un restaurante en tiempo real, consultar los precios y el menú del sitio, y realizar el pedido antes de llegar al lugar parecía ciencia ficción hasta hace unos años. Hoy, lo puede hacer cualquier usuario de Google + (siempre que el restaurante ofrezca el servicio).

La red, aunque sigue estando por debajo de otras como Twitter y Facebook, tiene un crecimiento parecido al de las dos redes sociales de referencia en este momento. Con la última, incluso comparte mucha tecnología: ambas han incorporado el reconocimiento facial este año, han invertido en la geolocalización y han apostado por sus aplicaciones para negocios.

En gran parte la mayoría de las aplicaciones que ofrecen estos servicios piden como único requisito una conexión a internet y GPS. “Si visitas el Prado o el Guggenheim da igual, con tener un smartphone puede tener todas las audioguías... Esos servicios son los que merecen la pena”, comentaba esta semana David Sax en Technologyreview.

Hablaba de todos los servicios que ofrece Google, y cómo se financian: registran todo lo que hace una persona, intentan conocer sus gustos y le venden como público objetivo a la publicidad. Colocan los anuncios focalizando edad, gustos, zona de residencia, nacionalidad y todos los parámetros que guardan en su base de datos.

“El peligro es que eso es lo que conocemos, lo peor es lo que no conocemos. Qué pueden hacer con esos datos”, comentan en Tech Progress, donde añaden que todos esos datos, además, pueden ser robados o manipulados por terceros.

Etiquetas