Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

JUEGO DE MESA

Ganar la Liga desde el salón de casa

Un inventor de juegos de Zaragoza ha creado una especie de solitario en el que el fútbol y la suerte se dan la mano para llegar con bien al final de temporada.

Simón enseña las cartas necesarias para jugar.
Ganar la Liga desde el salón de casa
CARLOS MONCíN

Hay quien en su tiempo de ocio echa un partidito con los colegas o se va a tirar unas canastas. Pero no hace falta moverse de casa para eso. Un juego de mesa creado en Zaragoza permite incluso ganar la Liga sin necesidad de hacer excesivo ejercicio. A su inventor, Simón Blasco, se le ocurrió durante el pasado Mundial de Sudáfrica. "Hago deporte, pero no soy muy futbolero. Solo que, como era imposible abstraerse de la competición, se me ocurrió hacer algo sobre fútbol que pudiera interesar a la gente", cuenta. Y así surgió este proyecto, que puede descargarse gratis en su página web, 'juegosyreglas.blogspot.com', donde también pueden encontrarse algunas de sus otras creaciones.

Simón ya lleva cuatro años en esto. En realidad, un poco más. "A los 18, comencé a jugar, sobre todo a rol, pero me gustaba más salir por ahí y lo acabé dejando. Hace unos cinco años, ya con 36, lo volví a recuperar, como el que siempre ha querido tocar la guitarra? y se pone cuando ya se ha jubilado", recuerda. Se metió entonces en internet y buscó "juegos de mesa". Le salieron varios clubes zaragozanos en pantalla y se apuntó a uno de ellos, Dado de Dragón. "Cuantos más juegos descubres, más te apetece seguir", asegura Simón. Y a los meses de meterse de lleno en el mundillo, comenzó a diseñar. "En España -informa-, hay dos concursos para nuevos juegos de mesa, en Granollers y Córdoba. Yo llegué a ser semifinalista en una edición de la competición catalana, donde el también zaragozano José Carlos de Diego ganó". De hecho, la página web de José Carlos, 'labsk.net', es toda una referencia para los entendidos, y allí Simón descubre nuevos pasatiempos y comparte los suyos.

Aunque no es habitual, hay afición en Zaragoza. Y eso que, según comenta Simón, el proceso de creación es de todo menos sencillo. "Cuando tú pintas un cuadro o ruedas una peli, lo difícil es hacerlo. Pero, una vez terminado, ya está, gusta o no gusta. En un juego, cuando has finalizado tienes que testearlo, probarlo con gente y ver si convence o si hay fallos que mejorar". Las cosas se complican cuando hay que encontrar jugadores que quieran echar una partida a un juego 'amateur'. "Menos mal que a mi mujer también le gusta", respira aliviado.

Es más, en su entorno, casi todo el mundo comparte su 'hobby', menos en su trabajo, en el Hospital Clínico de Zaragoza, donde causa extrañeza. "No produce rechazo -deja claro-, si acaso, curiosidad. Y hay compañeras que me ayudan, guardándome las tapas de los viales para usarlas como fichas". En realidad, las necesita. Porque en cuatro años ya ha diseñado más de 20 juegos distintos: de guerra, medievales, de vikingos e incluso uno erótico. Cuestión de creatividad y de tiempo, porque todos los días dedica unos minutos a su afición. "Entiendo que en España no hay mucha tradición de juegos de mesa, en parte por el buen tiempo y por la concepción que existe de que son para niños. Los mayores suelen dedicarse a la baraja, aunque muchos juegos de mesa lo que hacen es trasladar las cartas al tablero. Solo que, en vez de con baraja, con tanques. Es todo cuestión de probar", anima a los indecisos.

Otro impedimento importante para coger los dados y el tablero suele ser el precio. "Sí, suelen ser caros porque provienen de otros países", reconoce Simón. Pero él, igual que muchos otros en Zaragoza, está dispuesto a que eso cambie y ofrece sus inventos por la red. El último, este 'gran juego de la Liga', en el que, a través de los dados y las cartas, y eligiendo antes de empezar con qué equipo se inicia la partida, se puede llegar a ganar con varios goles de ventaja sobre el adversario. "Está nivelado para que haya más oportunidades de ganar. Pero, ¡ojo!, que también se puede perder", advierte el autor.

Etiquetas