Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

TRADICIONES

Fervor 'animal' por San Antón

Cientos de mascotas 'revolucionaron' ayer la zaragozana iglesia de San Pablo y sus alrededores para recibir la bendición de su particular patrón.

Jesús Domínguez, párroco de San Pablo, bendice a los animales por San Antón
Fervor 'animal' por San Antón
TONI GALÁN

Seguramente no serán los fieles más respetuosos de la cristiandad, pero todos los años dibujan un curioso panorama en la zaragozana iglesia de San Pablo. Cientos de mascotas volvieron a llenar ayer el templo y sus alrededores buscando la protección de San Antón. Gatos, perros, hámsters, tortugas... Una gran cantidad de animales -hasta dos caballos de la Policía Nacional se pasaron por allí- que cumplieron con la tradición de recibir la bendición de su particular patrón.

Desde varios minutos antes de las 12.00, los alrededores de la iglesia de San Pablo tenían un aspecto peculiar, con cientos de personas acompañadas por sus mascotas, bien sujetadas con una correa o bien en la mano, las más 'tímidas'. Los perros eran amplia mayoría, y muchos de ellos vestían sus mejores galas. Impermeables, trajes de lana, pañuelos, gomas para el pelo de la cabeza... hasta se vio un perro con su traje de baturro a medida.

A mediodía dio inicio el acto dentro del templo, donde decenas de animales, muy alterados con tanta compañía, hacían difícil que se escucharan las palabras del párroco de la Iglesia. Como pudo, explicó la tradición y devoción a San Antón. Esta dice que una jabalina se le acercó a San Antonio Abad con sus jabatos ciegos. El santo les curó la ceguera, y desde entonces la jabalina le protegió de las alimañas.

Salud para las mascotas

Ayer, había quien no conocía demasiado la tradición de San Antón, pero que acudía buscando su protección. "No tengo ni idea de la historia, pero me han dicho que viniera, que me gustaría. He acudido para que el santo le dé salud a 'Luna' para que dure mucho", comentaba Xiomara Tejera, una dominicana que se había traído a su pequeño animal hace un tiempo desde Miami.

Otros, en cambio, este año repetían. "Es el tercer año que venimos porque es una tradición muy bonita, siempre le traemos para que reciba la bendición y seguimos la procesión. Además, es una buena oportunidad para que se relacione, porque nunca va a ver a tantos perros juntos", comentaban Julio Mompel y Mari Carmen Lecha.

Tras el breve acto dentro de la Iglesia, poco a poco los fieles fueron saliendo, precediendo a la imagen de San Antón. Este acto está organizado por la propia iglesia de San Pablo, pero también colabora la Cofradía de San Antonio Abad, hace años formada exclusivamente por labradores. La procesión dio la vuelta al templo, y tras ella, desde un escenario situado en la pequeña plaza, se bendijo a los animales. "Otras veces había venido sola porque me resultaba algo curioso y especial, pero este año me lo he traído a él para que le dé salud", comentaba Juani Marco en referencia a su perro.

Más actos en Zaragoza

Aunque sí que es la bendición más multitudinaria, la de San Pablo no fue la única de Zaragoza. También en la parroquia de San Vicente de Paúl los vecinos de Casablanca pudieron llevar a sus mascotas para que recibieran la protección de San Antón. En Zaragoza capital, los actos en honor del santo también se dieron en San José, donde una hoguera sirvió para reunir a sus vecinos.

Etiquetas