Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

GASTRONOMÍA

Ferran Adrià y Valentí Fuster piden que se enseñe a comer bien en las escuelas

La obesidad infantil se dispara en España un 35% en diez años

El cardiólogo Valentí Fuster y el cocinero Ferran Adrià defendieron ayer juntos en Barcelona que las escuelas impartan una asignatura de alimentación saludable al considerar que sería la herramienta más eficaz para combatir la obesidad infantil, que afecta ya en España a entre el 8 y el 16% de los niños.

 

Estos especialistas en cardiología y en gastronomía aprovecharon la celebración del congreso de la European Society of Cardiology para alertar sobre el aumento de la obesidad infantil y la urgencia de atajar esta tendencia que puede llegar a comprometer los sistemas sanitarios por el alto coste de su tratamiento.

 

Ambos insistieron en una conferencia de prensa conjunta en que la mejor estrategia para dar la vuelta a la situación actual es cambiar los estilos de vida -incrementando el ejercicio físico y comiendo de manera saludable-, además de educar a los más pequeños de las familias en hábitos alimentarios sanos.

 

En España, entre el 8% y el 16% de los niños con edades comprendidas entre los seis y siete años padecen obesidad, mientras que entre la población adulta este porcentaje asciende a un 20%, al tiempo que casi un 30% tiene sobrepeso.

 

Fuster destacó la urgencia de intervenciones que consigan modificar los hábitos de alimentación para frenar la obesidad infantil, que en los últimos diez años ha aumentado un 35%, lo que conllevará en el futuro un incremento de la diabetes, de la hipertensión y del colesterol.

 

El cardiólogo pidió que los esfuerzos para combatir la obesidad en general se centren en la educación y la prevención, en lugar del tratamiento como se ha hecho hasta ahora. "Los niños se pasan muchas horas delante de los ordenadores, sin moverse. Antes se andaba y se corría más. Además, las relaciones con los padres han cambiado mucho, pasan menos tiempo juntos y el niño está imbuido en un mundo muy acelerado y estresado que le lleva a comer rápido y mal", aseguró.

 

Por su parte, Ferran Adrià pidió directamente al Gobierno español que aproveche la próxima presidencia de la UE para impulsar la introducción en las escuelas de una asignatura sobre alimentación saludable.

 

El cocinero aseguró que el gran reto es "mentalizar a la población de que se puede ser feliz cocinando en casa y de que podemos llegar a casa a las ocho de la tarde y dedicar media hora a cocinar al mismo tiempo que se ve la tele". Se mostró convencido de que "comer bien no es caro" ya que "un gazpacho hecho en casa cuesta 0,60 euros y unos espaguetis a la boloñesa 0,80 euros".

Etiquetas