Despliega el menú
Sociedad

HERALDO ABIERTO

"Existe la falsa creencia de que nunca vamos a ser víctimas de un engaño"

El programa "Policía Mayor" pretende informar a las personas mayores sobre los timos de siempre, pero también de algunos nuevos que se están dando en la comarca de Los Monegros.

Los más de 40 vecinos que se reunieron el pasado jueves en el salón social de Albalatillo (Huesca) se mostraban convencidos de saber que "nadie da duros a cuatro pesetas" e, incluso, no dudaron en entonar al unísono esta afirmación adelantándose a las explicaciones de Luisa Solana, agente del Cuerpo Nacional de Policía de la comisaría provincial de Huesca, que acudió a la localidad monegrina con el objetivo de advertir de la existencia de diversos timos y ofrecer una serie de consejos para prevenirlos.

La afirmación, a pesar del actual desuso de la peseta, sigue siendo válida y conocida, sin embargo, es la "oportunidad de ganar dinero fácil" y "la falsa creencia de que uno nunca va a ser víctima de un engaño", dos de las mejores bazas de los timadores, según explica Solana. Un hecho que lo demuestra es que las estafas más habituales siguen siendo las tradicionales, entre ellas, se encuentra el famoso timo de la estampita, que Tony Leblanc y Antonio Ozores llevaron a la gran pantalla. "Ni el poder de la televisión evita que todavía hoy se siga dando este truco tan antiguo, que tiene su eficacia en la mediación del compinche y en los beneficios económicos que a priori ofrece", asegura la agente.

Otro de los timos habituales es el denominado toco mocho, una variación lingüística de 'toca mucho', en el que el señuelo es un billete de lotería agraciado que el estafado adquiere por una determinada cantidad de dinero, que resultará inferior al premio o que perderá al no existir el mismo.

En los últimos meses, la comisaría provincial de Huesca, además de los timos que se dan a través de la red o las líneas 800, ha recibido varias denuncias vinculadas a la venta de caracoles. Se trata de una nueva forma de estafa, en la que el timador acude a la casa de la víctima ofreciéndole una bolsa completa de estos moluscos e intenta alentar su compra indicándole que el resto han sido adquiridos ya por sus vecinos. El timador consigue vender a buen precio y el estafado descubre a posteriori que la bolsa únicamente contiene conchas vacías. Otro timo, ocurrido en la capital oscense de forma reciente, es el denominado 'la mancha'. En este caso, los timadores se sitúan junto a una sucursal bancaria y abordan a la salida a uno de sus clientes -aquel que consideran débil- indicándole que su chaqueta está manchada. Ambos se ofrecen a ayudarle y finalmente, "acaban limpiándole la cartera y la cantidad que acaba de sacar del banco", asegura Solana.

Según su experiencia, explica que la mayoría de los timadores actúan en grupos de dos o tres personas, que suelen ser hábiles y de labia fácil. Las personas mayores son el sector de la población más vulnerable, ya que en la mayoría de los casos viven solas y "suelen ser bastante confiadas". Otra de las bazas que juega a favor del timador es la "vergüenza" que el estafado puede sentir al comprobar que ha sido engañado, lo que reduce el número de denuncias. Por ello, la agente aconseja, entre otras recomendaciones, denunciar lo ocurrido, no abrir la puerta a extraños o comprobar de forma fehaciente su identidad, no entregar ninguna cantidad de dinero ni firmar documentos y sobre todo recordar que "nadie da duros a cuatro pesetas", insiste.

La charla, que forma parte del programa "Policía Mayor", estuvo organizada por la Comarca de Los Monegros, a través del servicio de Animación de Mayores, junto a Cruz Roja Monegros. La iniciativa continuará mañna en Huerto y el 6 de mayo en Curbe.

Etiquetas