Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

SOCIEDAD

España exportará a Europa su plan de trasplantes

La directiva europea quiere que estas operaciones se hagan bajo las mismas condiciones de salud y seguridad en todos los países.

El Parlamento Europeo debatió ayer la directiva europea sobre calidad y seguridad de los trasplantes de órganos, impulsada y liderada por España, y el plan de acción que la acompaña, diseñado a imagen y semejanza del modelo español de trasplantes. La votación para aprobar el texto definitivo se celebrará hoy.

Su objetivo es lograr que 500 millones de personas puedan acceder a un trasplante cuando lo necesiten y garantizar que en toda Europa este tipo de intervenciones se realicen bajo las mismas condiciones de calidad y seguridad, independientemente del país donde se efectúe.

La ministra española de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, durante su intervención ante el Parlamento Europeo, aseveró que, con esta normativa, "Europa se convierte en un referente mundial en donación y trasplante de órganos". "Cuando la directiva se haya transpuesto a todos los Estados de la Unión Europea, se habrá creado el mayor espacio organizativo de donación y trasplantes del mundo. Y todo, fundamentado en principios éticos como el altruismo y la solidaridad, esenciales en Europa", aseguró.

El intercambio de órganos entre países europeos, sobre todo entre aquellos que han establecido convenios internacionales, es una práctica habitual. En ocasiones se han realizado trasplantes en hospitales que pertenecen a distintas jurisdicciones y que, hasta el momento, han adoptado diferentes medidas de calidad y seguridad.

Partiendo de esta situación y ante la posible aparición de problemas de seguridad en personas trasplantadas que se encuentran en distintos países, urgía el desarrollo de una normativa común europea, capaz de garantizar los mismos criterios de calidad y seguridad en todo el proceso de donación y trasplante, con independencia del país en que se realice.

Incrementar las donaciones

A ello se ha sumado la necesidad de incrementar las donaciones en toda Europa, acortando las distancias entre los países con mayor tasa de donación, como España, (34,4 por millón de población) y Portugal (31 p.m.p.), y los de menos, como Bulgaria (1 p.m.p.) o Rumanía (2,79 p.m.p.), donde los trasplantes son incipientes. "Estas diferencias solo pueden solucionarse en un marco comunitario, que persiga la igualdad de los ciudadanos europeos en el acceso a la sanidad en general y a la terapia del trasplante en particular", subrayó Jiménez.

El desarrollo del plan de acción que acompaña a la directiva podría salvar cada año la vida de cerca de 20.000 pacientes, ya que permitirá acortar las distancias entre los diferentes países e incrementar las donaciones. En la actualidad, se calcula que cada día 12 europeos fallecen a la espera de un trasplante. Los datos del Registro Mundial de Trasplantes, que gestiona la ONT, revelan que las donaciones en la UE (con una tasa de 18,1 donantes p.m.p.) en 2008 solo permitieron cubrir el 46% de las necesidades de trasplantes de la población.

El plan de acción, que se desarrollará hasta 2015, contiene características propias del modelo español de trasplantes, considerado como un referente mundial por el Consejo de Europa. Su objetivo: incrementar las donaciones, establecer patrones de referencia en todos los aspectos relativos a la donación y el trasplante e intercambiar las mejores prácticas.

Etiquetas