Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

RELIGIÓN

El Vaticano II encamina las negociaciones para el retorno de los lefebvrianos

El primer encuentro entre la Santa Sede y la cismática Fraternidad San Pío X tuvo un clima "cordial, respetuoso y constructivo".

 La interpretación del Concilio Vaticano II en continuidad con la tradición católica centró el primer encuentro entre la Santa Sede y la cismática Fraternidad San Pío X para facilitar el regreso de los lefebvrianos a la Iglesia de Roma, que comenzó ayer en el Vaticano.

 

El encuentro, informó la Comisión Pontificia Ecclesia Dei, que se encarga de las relaciones con los lefebvrianos, se desarrolló en un clima "cordial, respetuoso y constructivo" y, en el mismo, se pusieron sobre la mesa "los temas más importantes de carácter doctrinal que serán analizados durante los coloquios".

 

Las negociaciones proseguirán en los próximos meses y se celebrarán, según el Vaticano, cada 15 días. Según fuentes vaticanas pueden durar más de un año. "En particular, se examinarán los temas referentes al concepto de Tradición, al Misal de Pablo VI, a la interpretación del Concilio Vaticano II en continuidad con la Tradición doctrinal católica, la unidad de la Iglesia, los principios católicos del ecumenismo, las relaciones con las religiones no cristianas y la libertad religiosa", precisó el Vaticano.

 

Este primer coloquio se celebró en la sede de la Congregación para la Doctrina de la Fe (el ex Santo Oficio) y duró tres horas, según señaló el portavoz vaticano, Federico Lombardi. Subrayó que los tres adjetivos sobre el ambiente del coloquio "dan confianza" y el que se reúnan cada 15 días demuestra la voluntad de "ir rápidos".

 

La delegación vaticana la encabezaron el secretario de las Congregación para la Doctrina de la Fe, el español Luis Ladaria Ferrer, y el secretario de la Comisión "Ecclesia Dei", Guido Pozzo.

La lefebvriana la guió el español Alfonso de Galarreta, uno de los cuatro obispos excomulgados por el papa Juan Pablo II (1920-2005), antecesor del actual pontífice Benedicto XVI, quien levantó el castigo a principios de este año.

Etiquetas