Despliega el menú
Sociedad

IGLESIA

El Vaticano condena el voto anglicano en favor de mujeres obispos

La disputa en torno a la ordenación de mujeres obispos puede dividir a la Iglesia de Inglaterra, pero la comunidad anglicana internacional corre un mayor peligro de cisma en torno a la aceptación de sacerdotes homosexuales, que será debatida en la reunión de obispos de todo el mundo, la Conferencia de Lambeth, al final de este mes.

El cardenal Walter Kasper, que dirige el Consejo Pontifical para la promoción de la Unidad Cristiana en el Vaticano calificó este miércoles como un obstáculo para la cooperación con los anglicanos el voto, en la noche del lunes, por una mayoría del Sínodo General de la Iglesia de Inglaterra, de avanzar hacia el nombramiento de mujeres como obispos.

La Iglesia de Inglaterra, que tiene el rango de oficial en el país, adoptó la fe protestante en el siglo XVI y es la inspiradora del movimiento anglicano, que agrupa a iglesias en países que fueron colonias británicas. Las de Canadá, Estados Unidos o Escocia ya han aceptado mujeres obispos.

La de Inglaterra aprobó la ordenación de mujeres en 1994 y ahora su Sínodo General, que agrupa a sus obispos, a representantes del clero y de la comunidad de seglares, ha votado por el nombramiento de mujeres como obispos, en base a un código de conducta común que se votará el año que viene. El nombramiento de obispos se produciría dentro de seis años.

El debate duró seis horas y dividió al sínodo, que vivió momentos de tensión. Representantes del sector anglo-católico, que están más cerca de la iglesia de Roma y del evangelismo conservador, quedaron en minoría argumentando que la decisión rompe con la tradición de la iglesia desde su fundación y es contraria a algunos pasajes de las escrituras.

Otro cisma

Los partidarios del nombramiento de mujeres obispos argumentaron que una decisión contraria crearía un clero de dos categorías y una práctica discriminatoria. Al final, 28 obispos votaron a favor, 12 en contra y hubo una abstención. Entre los representantes del clero, hubo 124 votos favorables, 44 contrarios y 4 abstenciones. Entre los seglares, la división fue de 111, 68 y 2.

Los partidarios de las mujeres obispos rechazaron las peticiones de los contrarios para la creación de obispos especiales que pudiesen servir a las diócesis que rechazan la presencia de mujeres como obispos. La decisión final, en cuatro o cinco años, tendrá que ser precedida de votos en todas las diócesis.

La disputa, que será larga, puede dividir a la Iglesia de Inglaterra, pero la comunidad anglicana internacional corre un mayor peligro de cisma en torno a la aceptación de sacerdotes homosexuales, que será debatida en la reunión de obispos de todo el mundo, la Conferencia de Lambeth, al final de este mes.

Etiquetas