Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

SALUD

El mal uso del aire acondicionado causará dos millones de resfriados este verano

Niños, ancianos, asmáticos y enfermos de EPOC son los más perjudicados, según la Sociedad Española de Neumología.

Más de dos millones de españoles sufrirán uno este verano. La causa hay que buscarla en el mal uso de los sistemas de aire acondicionado, que, además de resfriados, pueden generar faringitis o procesos bronquíticos y agravar otras afecciones de las vías respiratorias. Los expertos insisten en que son los bruscos cambios de temperatura generados por el uso inadecuado del aire acondicionado los causantes de estas afecciones. Apelan al sentido común para lograr un buen uso de unos acondicionadores cada vez más populares.

Las estadísticas confirman que hasta un 20% de los resfriados se producen en verano. La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) recomienda tomar precauciones evitando las temperaturas demasiado bajas en los aparatos de aire acondicionado y llevar alguna prenda ligera de ropa que nos permita protegernos en lugares más fríos mientras el cuerpo se aclimata al cambio. El aire acondicionado también fomenta la sequedad de las mucosas nasales, lo que origina molestias respiratorias, por lo que es muy importante vigilar la adecuada hidratación del cuerpo tomando suficiente agua.

Los especialistas de la SEPAR también recomiendan que los aparatos de aire acondicionado se conserven en condiciones óptimas de limpieza, ya que su mal mantenimiento "puede contribuir a la aparición de enfermedades respiratorias como la legionelosis". La mayoría de los sistemas de aire acondicionado de los edificios públicos están sometidos a un estricto control de posibles contaminaciones, pero recuerdan los neumólogos que en las casas particulares "también existe el riesgo de que aparezca la bacteria de la legionela, motivo por el que se debe realizar un correcto mantenimiento de los aparatos de aire acondicionado".

Además de la bacteria 'Legionella pneumophila', responsable de una neumonía que puede ser grave, otros de los principales contaminantes del aire por sistema de climatización son los hongos 'Aspergillus niger' y 'Aspergillus fumigatus', que provocan rinitis, asma o neumonía. También es frecuente la llamada "fiebre de los acondicionadores", que se manifiesta con aumento de la temperatura corporal, tiritona, malestar general y dolor de cabeza.

Especialmente sensibles a los efectos nocivos de los sistemas de refrigeración son quienes sufren Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) o asma, mucho más susceptibles a unos efectos perniciosos que pueden agudizar sus enfermedades. Los expertos piden a estos colectivos que extreman unas precauciones que ha de tener en cuenta otros grupos de población especialmente vulnerables, como los niños y ancianos.

Para prevenir los resfriados y hacer un buen uso del aire acondicionado, la temperatura nunca debe ser inferior a los 22 grados, más para evitar los cambios bruscos de temperatura. La humedad relativa del aire debe estar entre el 35% y el 60%. Además, hay que cuidar el mantenimiento de los aparatos.

Si se coge un catarro de este tipo, lo más indicado es no exponerse ni al frío ni al sol, para evitar cambios bruscos de temperatura. El tratamiento aconsejado es calmar el malestar y la tiritona con analgésicos y antitérmicos y retirar a la persona afectada del ambiente climatizado. No se deben tomar antibióticos, ya que normalmente se tratan de afecciones de origen vírico.

Etiquetas